Conceptos Categóricos

MORTALIDAD EN PACIENTES CON ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA Y COVID-19

MORTALIDAD EN PACIENTES CON ENFERMEDAD RENAL CRÓNICA Y COVID-19


Hangzhou, China
Los resultados de la presente revisión sistemática y metanálisis con 12 trabajos indican índices más de 5 veces más altos de mortalidad, en pacientes con COVID-19 y enfermedad renal crónica, en comparación con sujetos con ERC sin COVID-19. Cuando los pacientes se clasificaron según la edad, los riesgos de mortalidad fueron particularmente elevados en los pacientes de menos de 70 años, en comparación con los sujetos de 70 años o más. Los hallazgos deben ser considerados para la implementación de medidas específicas de prevención, en esta población con riesgo alto de mortalidad.

International Urology and Nephrology 53(8):1623-1629

Autores:
He Q

Institución/es participante/s en la investigación:
People's Hospital of Hangzhou Medical College

Título original:
Mortality in Chronic kidney Disease Patients with COVID-19: a Systematic Review and Meta-analysis

Título en castellano:
Mortalidad en Pacientes con Enfermedad Renal Crónica y COVID-19: Revisión Sistemática y Metanálisis

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.95 páginas impresas en papel A4
Introducción
En diciembre de 2019 se inició la epidemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés), causada por coronavirus 2 del síndrome agudo respiratorio grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2), un nuevo betacoronavirus que surgió en Wuhan, China. Desde ese momento, la pandemia de COVID-19 representa un desafío importantísimo para los sistemas de salud de todo el mundo. Hasta 1 de julio de 2020 se habían referido 10 596 241 casos confirmados de COVID-19 y 514 242 decesos en 212 países; el número de casos y de decesos siguió en aumento. SARS-CoV-2 se transmite fundamentalmente por medio de gotitas respiratorias cuando las personas infectadas tosen o estornudan. La fiebre, la tos, las mialgias, el cansancio y la diarrea son los síntomas más comunes de COVID-19; el diagnóstico se basa en la detección de SARS-CoV-2 en hisopado nasofaríngeo u otras muestras por medio de reacción en cadena de la polimerasa (PCR por su sigla en inglés). Los pacientes con enfermedad grave presentan disnea, frecuencia respiratoria de más de 30 por minuto, saturación de oxígeno de menos de 93%, cociente PaO2:FiO2 ≤ 300 mm Hg, e invasión de más del 50% de los campos pulmonares en el transcurso de 24 a 48 horas desde el inicio de los síntomas. Los pacientes con COVID-19 a menudo presentan diversas comorbilidades, por ejemplo enfermedad cardiovascular, enfermedad renal crónica, diabetes y otras enfermedades crónicas. En especial, la enfermedad renal crónica (ERC) se asocia con aumento del índice de internación en los pacientes con neumonía asociada con coronavirus; el índice de mortalidad es entre 14 y 16 veces más alto entre los pacientes con ERC, en comparación con la población general. Según los resultados de un metanálisis, la ERC debería considerarse un factor importante de riesgo de COVID-19; asimismo, en un estudio se demostró que los pacientes con COVID-19 tienen, con frecuencia, enfermedad renal en el momento de la internación por COVID-19 e índices altos de mortalidad intrahospitalaria. El objetivo del presente metanálisis fue determinar el riesgo de mortalidad en pacientes con ERC y COVID-19.  

Pacientes y métodos
Para el metanálisis se siguieron las pautas Preferred Reporting Items for Systematic Reviews and Meta-Analysis (PRISMA). Los artículos publicados hasta mayo de 2015 se identificaron mediante búsquedas en PubMed, EMBASE, y Cochrane. Sólo se consideraron estudios realizados con seres humanos, publicados en inglés, y con datos para los pacientes que fallecieron y los que sobrevivieron. Se tuvieron en cuenta la edad y el sexo de los enfermos y el tamaño de las muestras. La calidad de los estudios se determinó con la Newcastle–Ottawa scale (NOS). La heterogeneidad se determinó con el estadístico I2. Según la heterogeneidad observada se aplicaron modelos de efectos fijos o aleatorios. Se realizaron análisis de sensibilidad para conocer la influencia de cada estudio, por medio de la eliminación secuencial de cada trabajo. Los hallazgos se graficaron con diagramas de bosque, en tanto que el sesgo de publicación se determinó con gráficos en embudo. Para las variables categóricas se estimaron los odds ratios (OR) con intervalos de confianza del 95% (IC 95%).  

Resultados
Se identificaron 3348 estudios, 12 de los cuales con 3 867 367 pacientes fueron aptos para la presente revisión sistemática con metanálisis. Los estudios tuvieron entre 7 y 8 puntos en la NOS; la calidad fue alta. Los pacientes con ERC y COVID-19 tuvieron índices más altos de mortalidad (OR global de 5.81; IC 95%: 3.78 a 8.94, p < 0.00001, I2 = 30%). Si bien la mayoría de las muestras fueron del Reino Unido, este hallazgo no se asoció con sesgo de los resultados. Los pacientes se clasificaron en dos subgrupos según la edad (≥70 años y < 70 años). Los resultados de los dos grupos fueron significativamente diferentes: pacientes de 70 años o más, OR de 2.44, IC 95%: 0.75 a 6.63, p = 0.15; pacientes de menos de 70 años, OR de 8.69, IC 95%: 7.56 a 9.97; p < 0.0001. En el análisis global de los estudios se observó heterogeneidad baja (I2 = 30%); sin embargo, luego de la exclusión de dos trabajos, la heterogeneidad se redujo aún más (I2 = 2%). El gráfico en embudo no sugirió sesgo de publicación.  

Conclusión
Los resultados de la presente revisión sistemática y metanálisis de 12 trabajos indican índices significativamente más altos de mortalidad, en pacientes con COVID-19 y ERC, en comparación con sujetos con ERC sin COVID-19, con OR global de 5.81. Cuando los pacientes se clasificaron según la edad, los OR para la mortalidad fueron de 8.69 en los sujetos de menos de 70 años, y de 2.44 en los pacientes de 70 años o más. Los hallazgos deben ser considerados para la implementación de medidas específicas de prevención, en esta población con riesgo alto de mortalidad.
ua40317

Imprimir esta página
-->