Conceptos Categóricos

COVID-19: DESCAMACIÓN ACRAL COMO ÚNICA MANIFESTACIÓN CUTÁNEA EN NIÑOS

COVID-19: DESCAMACIÓN ACRAL COMO ÚNICA MANIFESTACIÓN CUTÁNEA EN NIÑOS


Los Angeles, EE.UU.
En el presente estudio se refieren 6 pacientes pediátricos con eritema leve y descamación de las yemas de los dedos de las manos y los pies como única manifestación cutánea de COVID-19. Los enfermos presentaban manifestaciones clínicas leves o estaban por completo asintomáticos, de modo que esta forma de compromiso cutáneo podría considerarse un signo de enfermedad benigna, con pronóstico favorable.

Pediatric Dermatology 38(s1):

Autores:
Chan G

Institución/es participante/s en la investigación:
Children’s Hospital Los Angeles

Título original:
Acral Peeling as the Sole Skin Manifestation of COVID-19 in Children

Título en castellano:
Descamación Acral como Única Manifestación Cutánea de COVID-19 en Niños

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.96 páginas impresas en papel A4
Introducción
Las lesiones cutáneas en niños con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) confirmada son infrecuentes, y se observan con mayor frecuencia en los pacientes con síndrome inflamatorio multisistémico (Multisystem inflammatory syndrome in children [MIS-C]). La incorporación rutinaria de estudios para la detección de coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) ha permitido una mejor identificación de manifestaciones dermatológicas en los enfermos internados y en los casos ambulatorios. En el presente estudio se refieren 6 pacientes pediátricos con eritema leve y descamación de las yemas de los dedos de las manos y los pies como única manifestación cutánea de COVID-19. Los enfermos presentaban manifestaciones clínicas leves o estaban por completo asintomáticos, de modo que esta forma de compromiso cutáneo podría considerarse un signo de enfermedad benigna, con pronóstico favorable.  

Resultados
Se han referido diversas manifestaciones cutáneas en pacientes con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés), especialmente en la población adulta. En cambio, las lesiones dermatológicas en niños con COVID-19 confirmada son mucho menos frecuentes, y podrían presentar hallazgos específicos que no se observan en los adultos, como aquellos descriptos en pacientes con síndrome inflamatorio multisistémico (Multisystem inflammatory syndrome in children [MIS-C]). Después de la incorporación rutinaria del rastreo de infección por SARS-CoV-2 en todos los pacientes con diagnóstico presuntivo, y no sólo en los enfermos internados en la institución, los autores describieron el primer caso de inflamación acral como un signo aislado de COVID-19 en los niños. En diciembre de 2020 se creó un registro online de la Spanish Primary Care Pediatric Association para la incorporación de pacientes con características similares. En el presente estudio se describen 6 enfermos con infección por SARS-CoV-2 que presentaron eritema leve y descamación de las puntas de los dedos de manos y pies, como única manifestación de COVID-19 en la piel. Los niños tenían sólo síntomas leves o estaban asintomáticos. Se tuvieron en cuenta la edad, el sexo, los antecedentes clínicos, los tratamientos indicados, las características epidemiológicas, los síntomas cutáneos, el tipo y la localización de las lesiones, los síntomas sistémicos, los estudios microbiológicos realizados y las terapias administradas. Se analizaron 4 varones y 2 niñas de 5 a 13 años; 5 de ellos presentaron infección por SARS-CoV-2 confirmada (en tres casos por medio de reacción en cadena de la polimerasa y en dos pacientes con pruebas antigénicas rápidas). Un enfermo presentó resultados negativos en las pruebas virales pero se incluyó en la serie porque presentaba diagnóstico clínico altamente sugestivo de COVID-19 (fiebre, tos, anosmia y disgeusia). Dos de los 6 pacientes estaban completamente asintomáticos; fueron evaluados por referir contacto estrecho con pacientes infectados (n: 1) o por descamación acral (n: 1). Ningún enfermo refería antecedente de descamación acral; sólo un paciente tenía antecedente de dermatitis atópica. Entre los pacientes con síntomas sistémicos, las manifestaciones cutáneas aparecieron entre 3 y 21 días después de las primeras. Los pacientes presentaron eritema leve seguido de descamación. La erupción no afectó la palma, la parte dorsal de las falanges ni las uñas. Las lesiones sólo ocasionaron prurito leve en un enfermo, y dolor local y  prurito en otro paciente. Los signos cutáneos tuvieron una duración de 7 a 28 días y desaparecieron sin dejar secuelas. Sólo dos pacientes fueron tratados con corticoides tópicos.  

Conclusión
Se describen 6 pacientes con infección por SARS-CoV-2 que presentaron descamación acral eritematosa, como única manifestación cutánea de COVID-19. Todos los enfermos tuvieron evolución clínica favorable, con remisión sin secuelas de las lesiones dermatológicas, en el transcurso de 1 a 4 semanas; en general no requirieron tratamiento. El eritema y el edema de manos y  pies con descamación difusa que simula la queratólisis exfoliativa han sido referidos en niños con COVID-19, pero con PCR negativa. El edema de manos y pies también es una manifestación de MIS-C, que ocasionalmente puede ser seguido de descamación acral. Sin embargo, ninguno de los pacientes referidos en la presente serie tuvo signos sistémicos de MIS-C. En los pacientes del presente estudio, la confirmación de infección por SARS-CoV-2 por PCR o por medio de prueba rápida de antígenos aporta aval suficiente para considerar una relación causal. Por lo tanto, en el contexto de la pandemia de COVID-19, la aparición de lesiones con estas características debería motivar el diagnóstico de infección y, en la medida de lo posible, el aislamiento. El diagnóstico se fortalece aún más en los enfermos con otros signos típicos de COVID-19. La descamación acral no se asoció con enfermedad grave, de modo que debería considerarse un signo de enfermedad benigna y de evolución favorable. Sin embargo, debe prestarse atención especial a otras manifestaciones de MIS-C precoz y los enfermos deben considerarse potencialmente contagiosos.


ua40317

Imprimir esta página
-->