Conceptos Categóricos

EFICACIA Y SEGURIDAD DE LOS ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES EN LA COVID-19

EFICACIA Y SEGURIDAD DE LOS ANTIINFLAMATORIOS NO ESTEROIDES EN LA COVID-19


Tehran, Irán
En pacientes con enfermedad por coronavirus 2019, el ibuprofeno debe emplearse con precaución, ya que podría exacerbar la enfermedad.

International Journal of Clinical Practice 74(9):1-8

Autores:
Yousefifard M, Zali A, Safari S

Institución/es participante/s en la investigación:
Iran University of Medical Sciences

Título original:
Non-steroidal Anti-inflammatory Drugs in Management of COVID-19; A systematic Review on Current Evidence

Título en castellano:
Antiinflamatorios no Esteroides en el Tratamiento de la COVID-19: Revisión Sistemática de la Información Actual

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.24 páginas impresas en papel A4
Introducción
En la actualidad aún no está claro cuál es la forma más eficaz y segura de tratar la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Se han probado numerosos fármacos para el control de esta enfermedad, con resultados poco concluyentes. Los antiinflamatorios no esteroides (AINE), como el ibuprofeno, el diclofenac, la aspirina, el naproxeno y la indometacina, entre otros, se han utilizado previamente para controlar los síntomas de las infecciones respiratorias virales. Además, en estudios anteriores se indicó que, de hecho, algunos AINE ejercen propiedades antivirales. Aunque se ha recomendado utilizar ibuprofeno en pacientes con COVID-19, se ha informado que este agente exacerbaría sus síntomas. Por lo tanto, aún se discute sobre qué AINE se debe utilizar en pacientes con esta enfermedad. Si bien en los últimos meses se han publicado numerosos estudios sobre la COVID-19, existen pocas investigaciones sobre los AINE en el tratamiento de esta enfermedad. El objetivo de la presente revisión sistemática fue evaluar la eficacia y la seguridad de varios AINE en las infecciones respiratorias virales para determinar cuál de estos agentes es la mejor opción para la COVID-19.

Métodos
Se realizó una búsqueda bibliográfica en las bases de datos Medline (vía PubMed), Embase y CENTRAL hasta el 23 de marzo de 2020; además, se realizó una búsqueda manual en Google y Google Scholar y en la bibliografía de los artículos relacionados. Se incluyeron ensayos clínicos sobre la administración de AINE en las infecciones respiratorias virales. Fueron excluidos los estudios en animales, los de observación y los de revisión, las evaluaciones in vitro y los trabajos que analizaron las infecciones no virales o no respiratorias. De cada estudio incluido se extrajo, de forma independiente, el nombre y el apellido del primer autor, el año de publicación, el país en el que se realizó el estudio, el diseño, el tamaño de la muestra, la distribución por edad y sexo, el nombre del virus causante de la infección respiratoria, los AINE utilizados, la dosis y la duración de la prescripción, la vía de administración y el resultado del tratamiento. El riesgo de sesgo se analizó con la herramienta de la Cochrane Collaboration.

Resultados
Se analizaron 6 ensayos controlados y aleatorizados que incluyeron a 845 pacientes adultos (46.9% varones). Los virus estudiados fueron el rinovirus (4 estudios), la influenza A H3N2 (un trabajo). En el estudio restante no se especificó el virus analizado. Los AINE estudiados fueron el naproxeno (3 estudios), la aspirina (un estudio) y el ibuprofeno (2 estudios). En todos los casos se utilizó la vía de administración oral. El grupo control recibió placebo en 5 estudios y oseltamivir en un trabajo. La duración del tratamiento varió entre 4 y 14 días. Tres ensayos utilizaron otros fármacos como terapia combinada junto con los AINE. En general, en todos los estudios se consideró que el riesgo de sesgo fue bajo. En uno de los trabajos (Garaham y col.), los autores concluyeron que la prescripción de aspirina y paracetamol inhibe la respuesta de anticuerpos neutralizantes séricos y aumenta los síntomas respiratorios en pacientes infectados por rinovirus. Sin embargo, estas variables no se diferenciaron de las del grupo de placebo, que recibió ibuprofeno. Además, no hubo diferencias en la diseminación viral entre los grupos en tratamiento con la combinación de paracetamol, aspirina e ibuprofeno y placebo. Otro estudio (Gwaltney) demostró que en pacientes infectados por rinovirus, la terapia combinada de naproxeno, interferón-alfa2b e ipratropio disminuyó el tiempo de diseminación viral y alivió los síntomas de resfrío. Además, en este grupo, los títulos virales fueron menores que en el grupo placebo. Sin embargo, las respuestas de los anticuerpos y los títulos de los anticuerpos no difirieron entre los dos grupos. No se pudo determinar si los efectos observados se debieron al naproxeno, el interferón-alfa2b o al ipratropio. De todos modos, el naproxeno no causa efectos secundarios graves en pacientes infectados por rinovirus. Por último, (Sperber y col.) se evaluaron pacientes infectados por rinovirus y se demostró que la prescripción de ibuprofeno por vía oral disminuye la gravedad de la enfermedad y alivia los síntomas de resfrío en comparación con placebo. La administración de ibuprofeno no ejerció efectos secundarios en los pacientes estudiados. En sujetos con infección por rinovirus, la administración de naproxeno alivió los síntomas de resfrío en comparación con el placebo, pero no ejerció efecto alguno en la carga viral y en las respuestas de los anticuerpos séricos. En pacientes con neumonía causada por el virus de la influenza A H3N2, la terapia combinada con claritromicina, naproxeno y oseltamivir redujo la mortalidad a los 30 y a los 90 días y la duración de la hospitalización, en comparación con la monoterapia con oseltamivir. En sujetos con bronquitis aguda no neumónica, la prescripción de ibuprofeno no ejerció efecto alguno sobre el número de días con tos. Además, la tasa de efectos adversos fue del 5% en el grupo de ibuprofeno y del 3% en el grupo placebo. Según los investigadores, no se identificaron ensayos clínicos sobre la eficacia y la seguridad de los AINE en el tratamiento de los pacientes con infección por COVID-19, síndrome respiratorio agudo grave (SARS) o síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS).

Discusión
Los AINE han demostrado ser eficaces y seguros en el tratamiento de las infecciones respiratorias causadas por influenza y rinovirus. De acuerdo con los estudios realizados en SARS, MERS e influenza, se utiliza ibuprofeno para el control de la fiebre en pacientes con COVID-19. Sin embargo, recientemente algunos autores recomendaron no emplear este agente en esta población, ya que observaron que empeora el cuadro clínico. Se necesitan investigaciones clínicas con buen diseño para determinar la eficacia y la seguridad del ibuprofeno, al igual que otros AINE, en pacientes con COVID-19; hasta entonces, estos agentes deben emplearse con precaución. Si bien comparten características, el agente etiológico de la COVID-19 parece tener diferencias con otros virus respiratorios, incluso con los de la misma familia; por lo tanto, los hallazgos de los estudios acerca de las infecciones respiratorias virales pueden no aplicar a la COVID-19. Según los autores, el naproxeno puede ser un sustituto adecuado del ibuprofeno para el control de la fiebre en pacientes con COVID-19. Los estudios previos indicaron que el naproxeno es eficaz y seguro para controlar las infecciones respiratorias virales; además, se ha sugerido que este agente inhibe la replicación del virus ácido ribonucleico (ARN). Dado que la COVID-19 es un virus de ARN, el naproxeno parece una buena opción para el tratamiento de la fiebre causada por la infección por COVID-19.

Conclusiones
Aún no se ha determinado de forma fehaciente la eficacia y la seguridad de los AINE en la infección por COVID-19. En el curso clínico de la enfermedad se recomienda utilizar sustitutos como el paracetamol para controlar la fiebre y la inflamación. El naproxeno parece una buena opción para los ensayos clínicos futuros sobre el tratamiento de la COVID-19.  
ua40317

Imprimir esta página
-->