Conceptos Categóricos

EFECTOS DE LA INFECCIÓN POR SARS-COV-2 EN LA PANCREATITIS AGUDA

EFECTOS DE LA INFECCIÓN POR SARS-COV-2 EN LA PANCREATITIS AGUDA


Newcastle-upon-Tyne, Reino Unido
Los pacientes con pancreatitis aguda e infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2) tienen riesgo aumentado de pancreatitis grave, evolución clínica desfavorable, e internación prolongada; los índices de mortalidad a los 30 días son más altos, en comparación con los de los enfermos sin infección concomitante.

Gut 70(6):1-9

Autores:
Nayar M

Institución/es participante/s en la investigación:
Freeman Hospital

Título original:
SARS-CoV-2 Infection in Acute Pancreatitis Increases Disease Severity and 30-day Mortality: COVID PAN Collaborative Study

Título en castellano:
La Infección por SARS-CoV-2 en la Pancreatitis Aguda Aumenta la Gravedad de la Enfermedad y la Mortalidad a los 30 Días: Estudio de Colaboración COVID PAN

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.05 páginas impresas en papel A4


Introducción
Las complicaciones respiratorias atribuibles a la infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) son las secuelas más frecuentes de la infección y la principal causa de morbilidad y mortalidad. Sin embargo, también se han descripto síntomas y presentaciones extrapulmonares; los síntomas gastrointestinales suelen ser síntomas de presentación. La información en conjunto sugiere que el tracto gastrointestinal y el páncreas son órganos blanco para la infección por SARS-CoV-2 debido a la expresión de la enzima convertidora de angiotensina (ECA2) en el tracto gastrointestinal y las células acinares y de los islotes del páncreas. Diversos estudios refirieron pancreatitis aguda (PA) en pacientes con infección por SARS-CoV-2; asimismo, se sugirió que la infección se asocia con expresión y distribución aumentadas de ECA2, sobre todo en las células de los islotes del páncreas, con lo cual el riesgo de daño pancreático y de hiperglucemia aumenta. Sin embargo, por el momento no se conoce si la infección por SARS-CoV-2 es causa de daño pancreático y de PA o si origina respuesta inflamatoria exagerada, con riesgo aumentado de insuficiencia de múltiples órganos y de complicaciones pancreáticas, asociadas con aumento de la morbilidad y la mortalidad. La información disponible hasta ahora deriva de series reducidas de pacientes, de modo que es insuficiente para responder estos interrogantes. En la presente ocasión se comunican los resultados de una iniciativa internacional multicéntrica destinada a conocer la etiología y la evolución clínica de la PA en el contexto de la pandemia actual de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés).

Pacientes y métodos
El proyecto fue creado e iniciado por el Freeman Hospital, Newcastle upon Tyne, Reino Unido. Fueron invitados a participar en el estudio todos los hospitales en los cuales se internaron pacientes con PA en el Reino Unido, desde comienzos de la pandemia de infección por SARS-CoV-2. Se incluyeron pacientes consecutivos de 18 años o más, reclutados entre 1 de marzo y 23 de julio de 2020, con síntomas compatibles con COVID-19 o con infección confirmada por SARS-CoV-2 por medio de reacción en cadena de la polimerasa por transcriptasa inversa (PCR por su sigla en inglés) o por hallazgos positivos en la tomografía computarizada de tórax en las primeras 72 horas de la internación. Los pacientes se clasificaron según las definiciones de la Organización Mundial de la Salud (casos confirmados, casos probables y casos sospechosos). Se consideraron pacientes con pancreatitis idiopática y pancreatitis de etiología desconocida; según la gravedad, la PA pudo ser leve (sin falla orgánica y sin complicaciones locales o sistémicas), moderadamente grave (con insuficiencia orgánica que remitió en el transcurso de las 48 horas, o con complicaciones locales o sistémicas sin insuficiencia orgánica persistente) y PA grave (con falla orgánica de más de 48 horas de duración, con afectación de uno o más órganos). El estado global del paciente se determinó con la escala del Eastern Cooperative Oncology Group (ECOG). Se tuvieron en cuenta las características demográficas, la etiología de la PA en el momento del alta, los hallazgos bioquímicos (niveles de amilasa, bilirrubina, dímero-D, proteína C-reactiva y ferritina, y recuento de linfocitos), los síntomas de inicio, la gravedad de la PA (según los criterios de Atlanta), el puntaje premórbido ECOG, las intervenciones endoscópicas o quirúrgicas para el drenaje de pseudoquistes del páncreas, la necrosis encapsulada (walled off) y la mortalidad a los 30 días. También se consideró la duración de la internación en unidades de cuidados intensivos (ICU) y en sala. El criterio principal de valoración fue la gravedad de la PA, establecida con los criterios de Atlanta. La etiología de la PA, la internación en UCI, la duración de la internación, la formación de quistes, la aparición de necrosis pancreática, los pseudoaneurismas, las fístulas pancreaticopleurales, la trombosis venosa mesentérica y portal, las complicaciones locales, la insuficiencia orgánica persistente y la mortalidad a los 30 días fueron criterios secundarios de valoración.

Resultados






Fueron analizados 1777 pacientes con PA, evaluados entre 1 de marzo y 23 de julio de 2020; 149 de ellos (8.3%) tuvieron, de manera concomitante, infección por SARS-CoV-2. Globalmente, los pacientes con PA e infección por SARS-CoV-2 fueron hombres de más edad y, con mayor frecuencia, presentaron PA grave y síndrome de distrés respiratorio agudo. En los análisis sin ajuste, los pacientes con infección por SARS-CoV-2 con PA tuvieron mayor necesidad de internación en UCI (odds ratio [OR]: 5.21, p<0.001), presentaron, con mayor frecuencia, complicaciones locales (OR: 2.91, p < 0.001) e insuficiencia persistente de órganos (OR: 7.32, p < 0.001), tuvieron internación más prolongada (OR: 1.89, p < 0.001), y tuvieron índices más altos de mortalidad a los 30 días (OR: 6.56, p < 0.001). En los análisis con ajuste, la duración de la internación (OR: 1.32, p < 0.001), la insuficiencia orgánica persistente (OR: 2.77, p < 0.003) y la mortalidad a los 30 días (OR: 2.41, p < 0.04) fueron significativamente más altas en los pacientes con PA y con infección concomitante por SARS-CoV-2.




Conclusión
Los resultados del presente estudio indican que los pacientes con PA e infección por SARS-CoV-2 tienen riesgo aumentado de PA grave, evolución clínica desfavorable, internación prolongada y mortalidad a los 30 días.


ua40317

Imprimir esta página
-->