Conceptos Categóricos

SECUELAS CLÍNICAS DESPUÉS DE LA FASE AGUDA DE LA INFECCIÓN POR SARS-COV-2

SECUELAS CLÍNICAS DESPUÉS DE LA FASE AGUDA DE LA INFECCIÓN POR SARS-COV-2


Minneapolis, EE.UU.
Los resultados del presente estudio sugieren exceso de riesgo de aparición de nuevas secuelas clínicas después de la fase aguda de infección por SARS-CoV-2, incluidas secuelas específicas que se observan con menos frecuencia en otras infecciones virales. Si bien el riesgo es particularmente importante en los sujetos de edad avanzada, los pacientes con antecedente de internación por COVID-19 y los enfermos con patologías preexistentes, los adultos de 50 años o menos, aquellos sin comorbilidades y los pacientes que no debieron ser internados en la fase aguda también tienen riesgo aumentado de secuelas, un fenómeno que debe ser tenido muy en cuenta por los sistemas de salud.

BMJ 373(1098):1-12

Autores:
Daugherty SE

Institución/es participante/s en la investigación:
OptumLabs at UnitedHealth Group

Título original:
Risk of Clinical Sequelae After the Acute Phase of SARS-CoV-2 Infection: Retrospective Cohort Study

Título en castellano:
Riesgo de Secuelas Clínicas después de la Fase Aguda de la Infección por SARS-CoV-2: Estudio Retrospectivo de Cohorte

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.14 páginas impresas en papel A4
 

Introducción
La información más reciente sugiere que las secuelas de la infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) y de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) son sumamente variables en la presentación clínica y en el período de aparición, después del período clásico de recuperación posviral. En este contexto, cada vez se presta mayor atención a la morbilidad que sigue a la infección aguda por SARS-CoV-2. Algunos sobrevivientes presentan complicaciones graves durante la fase aguda de la enfermedad, como trastornos pulmonares, cardiovasculares, hepáticos, renales, cognitivos y neurológicos. Los sobrevivientes también refieren, con frecuencia, síntomas persistentes que afectan adversamente el estado de bienestar físico, mental y social. Al menos algunas de estas complicaciones parecen ocurrir, de manera independiente, de la gravedad inicial de COVID-19.  Si bien los pacientes internados por neumonía adquirida en la comunidad (no asociada con COVID-19) o influenza tienen riesgo aumentado de enfermedad cardiovascular, cerebrovascular y neurológica, la magnitud del exceso de riesgo asociado con la infección por SARS-CoV-2 no se conoce con precisión. Los estudios longitudinales con sujetos que sobrevivieron a otras infecciones por coronavirus (Middle East Respiratory Syndrome [MERS] y SARS-CoV) sugirieron secuelas físicas y mentales a largo plazo, en un porcentaje considerable de pacientes. No obstante, en la mayoría de los estudios realizados hasta ahora se prestó especial atención a las secuelas clínicas en pacientes internados por COVID-19, de modo que los resultados podrían no ser aplicables a la totalidad de la población con infección por SARS-CoV-2. La incidencia de secuelas clínicas asociadas con la infección, después de la fase aguda de la enfermedad, en adultos de 18 a 65 años, considerados con menos riesgo de COVID-19 grave, se conoce poco. Los factores que determinan el riesgo tampoco se han caracterizado. El objetivo del presente estudio fue estimar el exceso de riesgo y las probabilidades de aparición de nuevas secuelas atribuibles a SARS-CoV-2 en adultos de 18 a 65 años, después de la fase aguda de COVID-19. Se analizó una muestra amplia de pacientes registrados en una base comercial de datos de los Estados Unido; se aplicaron criterios objetivos de valoración, por ejemplo aparición de trastornos específicos, según los códigos diagnósticos de la International Classification of Diseases (10threvision).

Pacientes y métodos
Para el presente estudio retrospectivo se consideraron pacientes de 18 a 65 años con antecedente de infección por SARS-CoV-2. Los datos se obtuvieron de tres registros de los Estados Unidos: una amplia base administrativa de datos a nivel nacional, una base de datos de estudios de laboratorio en el ámbito ambulatorio y una base de datos de pacientes internados. Los pacientes con diagnóstico de infección por SARS-CoV-2 se compararon con tres grupos control, con puntajes de propensión: un grupo control de 2020, un grupo histórico de 2019 y un grupo histórico con enfermedades virales del tracto respiratorio inferior. El criterio principal de valoración fue la aparición de más de 50 secuelas clínicas, después de la fase aguda de la infección por SARS-CoV-2 (desde el día del diagnóstico hasta 21 días más tarde). Se estimaron el exceso de riesgo en los 4 meses que siguieron a la fase aguda y los hazard ratios (HR) con intervalos de confianza del 95% (IC 95%) y con corrección de Bonferroni.

Resultados
El 14% de los adultos de 65 años o menos con infección por SARS-CoV-2 (27074 de 193113) presentaron, como mínimo, un nuevo tipo de secuela clínica que motivó asistencia médica, después de la fase aguda de la enfermedad; el porcentaje fue 4.95% más alto que el del grupo de comparación de 2020. El riesgo de nuevas secuelas específicas, atribuibles a SARS-CoV-2 después de la fase aguda, incluidas insuficiencia respiratoria crónica, arritmias cardíacas, hipercoagulabilidad, encefalopatía, neuropatías periféricas, amnesia (dificultades para la memoria), diabetes, anormalidades de las pruebas hepáticas, miocarditis, ansiedad y fatiga, fue significativamente más alto respecto de los tres grupos de comparación (2020, 2019, y el grupo de pacientes con otras enfermedades virales del tracto respiratorio; p < 0.001 en todos los casos). Las diferencias de riesgo para la infección por SARS-CoV-2 estuvieron entre 0.02 y 2.26 por cada 100 personas, en tanto que los HR fueron de 1.24 a 25.65, en comparación con el grupo control de 2020.

Conclusión
El presente estudio retrospectivo tuvo por finalidad determinar el exceso de riesgo de un amplio espectro de secuelas clínicas, después de la infección aguda por SARS-CoV-2 en adultos de 18 a 65 años. Se comprobó que el 14% de estos enfermos presentaron, al menos, una nueva secuela clínica, un riesgo 4.95% más alto respecto del grupo de comparación de 2020, y 1.65% superior, en comparación con los pacientes con otras enfermedades virales del tracto respiratorio, un fenómeno que sugiere que no sólo SARS-CoV-2 se asocia con secuelas después de la infección aguda. Los resultados confirman el exceso de riesgo para diversas secuelas específicas, en el transcurso de los 4 meses posteriores a la fase aguda. Si bien el riesgo se incrementó en relación directa con la edad, las comorbilidades y la internación por COVID-19, los sujetos jóvenes (50 años o menos), aquellos sin enfermedades concomitantes y los individuos que no requirieron internación en el contexto de la infección aguda por SARS-CoV2 también presentaron riesgo aumentado de secuelas clínicas. El exceso de riesgo para determinados diagnósticos, como los trastornos de la salud mental, fue considerable de manera independiente de la edad y las comorbilidades.

 
ua40317

Imprimir esta página
-->