Conceptos Categóricos

LA PANDEMIA DE ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 Y LA ATENCIÓN DEL CÁNCER PEDIÁTRICO

LA PANDEMIA DE ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 Y LA ATENCIÓN DEL CÁNCER PEDIÁTRICO


Memphis, EE.UU.
La pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 ha afectado considerablemente los servicios de oncología pediátrica en todo el mundo.

The Lancet Child & Adolescent Health 5(5):332-340

Autores:
Moreira DC

Institución/es participante/s en la investigación:
St. Jude Children's Research Hospital

Título original:
Global Effect of the COVID-19 Pandemic on Paediatric Cancer Care: a Cross-sectional Study

Título en castellano:
Efecto Global de la Pandemia de COVID-19 en la Atención del Cáncer Pediátrico: Estudio Transversal

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.03 páginas impresas en papel A4


Introducción

Aunque se ha informado que la mortalidad debida a enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) ha sido baja entre los niños con cáncer, los cambios en los servicios de atención médica debido a esta pandemia han afectado la prestación de atención del cáncer. La atención de oncología pediátrica depende de la evaluación y el diagnóstico oportuno, la derivación a centros terciarios, los equipos multidisciplinarios subespecializados, la terapia multimodal coordinada y oportuna, y el acceso a atención de apoyo. El acceso a una atención de calidad para los niños con cáncer era inadecuado antes de la pandemia de COVID-19 en numerosos países. El propósito del presente estudio fue evaluar el efecto de la pandemia de COVID-19 en la atención del cáncer infantil en todo el mundo.



Métodos

Se distribuyó una encuesta transversal a los proveedores de oncología pediátrica de todo el mundo del 22 de junio al 21 de agosto de 2020, a través de la lista de servidores y redes regionales de la St Jude Global Alliance y la International Society for Paediatric Oncology. La encuesta incluyó 60 preguntas para evaluar las características de la institución, la cantidad de pacientes diagnosticados con COVID-19, las interrupciones en la atención del cáncer, las adaptaciones a la atención y los recursos. Se incluyeron encuestas para el análisis si los encuestados respondieron al menos dos tercios de los ítems, y las respuestas se analizaron a nivel institucional. Para las preguntas sobre quimioterapia, sólo se incluyeron las respuestas de los hematólogos oncólogos pediátricos y se analizaron como respuestas individuales. Las variables independientes utilizadas incluidas en los análisis univariados y multivariados incluyeron las características del país y del hospital y la carga de COVID-19, definida como el número de casos de COVID-19 y la tasa de mortalidad relacionada con esta enfermedad dentro de un país.



Resultados

Se incluyeron en el análisis las respuestas de 311 profesionales de la salud de 213 instituciones en 79 países de todas las regiones de la Organización Mundial de la Salud. Las instituciones que respondieron estaban ubicadas principalmente en países de ingresos bajos y medios. Los encuestados fueron principalmente hematólogos oncólogos pediátricos (71%). La mayoría de las instituciones eran hospitales públicos o gubernamentales y brindaban atención tanto a adultos como a niños. La mayoría de los hospitales (92%) tenían camas de sala dedicadas específicamente a la oncología pediátrica, con una mediana de 22 camas. Además, 116 (54%) instituciones informaron haber visto menos de 100 nuevos niños con cáncer cada año. El 88% de las instituciones tenían la capacidad de realizar pruebas para el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés). El número de pacientes pediátricos con cáncer que dieron positivo para COVID-19 varió entre 0 y 350, con una mediana de dos casos positivos por institución. El 78% de las instituciones informaron que el COVID-19 tuvo un efecto negativo en la capacidad de brindar atención a niños con cáncer, con interrupciones en el apoyo al paciente (psicológico, social, apoyo financiero y educación para pacientes y familias), el tratamiento y la disponibilidad del personal clínico. El 7% de las instituciones informaron el cierre completo de los servicios de hematología-oncología pediátrica (mediana de 10 días, rango de 1 a 75 días). En general, el 2% de los centros de salud incluidos ya no estaban evaluando nuevos casos de sospecha de cáncer, mientras que el 43% de los centros restantes describieron una disminución en los casos de cáncer pediátrico recién diagnosticados. El 34% de las instituciones informaron un aumento en el abandono del tratamiento (es decir, no iniciar la terapia del cáncer o un retraso en la atención de cuatro semanas o más). Además del efecto sobre los diagnósticos y el tratamiento en curso, el 59% de las instituciones informaron una disminución en las evaluaciones de vigilancia para los pacientes que habían completado la terapia. Los cambios en la atención del cáncer incluyeron: atención quirúrgica reducida (72%), escasez de hemoderivados (60%), modificaciones de la quimioterapia (57%) e interrupciones de la radioterapia (43 [28%] de 155 instituciones que brindaron radioterapia antes de la pandemia). La disminución del número de nuevos diagnósticos de cáncer no varió según el nivel de ingresos del país (p: 0.14). Sin embargo, la falta de disponibilidad de agentes quimioterapéuticos (p: 0.022), el abandono del tratamiento (p < 0.0001) y las interrupciones de la radioterapia (p < 0.0001) fueron más frecuentes en los países de ingresos bajos y medios que en los países de ingresos altos. Estos hallazgos no variaron según los números institucionales o nacionales de casos de COVID-19. Los hospitales informaron que utilizaron listas de verificación nuevas o adaptadas (69%), procesos de comunicación con pacientes y familiares (63%) y pautas para servicios esenciales (56%) como resultado de la pandemia de COVID-19.



Conclusiones

La pandemia de COVID-19 ha afectado de forma considerable los servicios de oncología pediátrica en todo el mundo, lo que ha supuesto una interrupción sustancial del diagnóstico y el tratamiento del cáncer, especialmente en los países de ingresos bajos y medios. Este estudio enfatiza la urgencia de una respuesta global robusta distribuida equitativamente para apoyar la atención de oncología pediátrica durante esta pandemia y futuras emergencias de salud pública. Es importante destacar que los efectos de la pandemia en la atención del cáncer pediátrico son en gran medida independientes del número de casos de COVID-19 a nivel institucional o nacional.
ua40317

Imprimir esta página
-->