Conceptos Categóricos

RECAÍDA DE COVID-19 EN PACIENTES DE EDAD AVANZADA

RECAÍDA DE COVID-19 EN PACIENTES DE EDAD AVANZADA


Saint-Etienne, Francia
Esta serie de tres pacientes de edad avanzada con diagnóstico de COVID-19 en dos oportunidades, separadas por varias semanas, sugiere la posibilidad de recaída por SARS-CoV-2 y plantea interrogantes en relación con el valor de solicitar nuevamente estudio virológico, en pacientes con reaparición de los síntomas.

Journal of the American Geriatrics Society 1-5

Autores:
Lafaie L

Institución/es participante/s en la investigación:
Hôpital de la Charité

Título original:
Recurrence or Relapse of COVID-19 in Older Patients: A Description of Three Cases

Título en castellano:
Recurrencia o Recaída de COVID-19 en Pacientes de Edad Avanzada: Descripción de Tres Casos

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.92 páginas impresas en papel A4
Introducción
Desde diciembre de 2019, en el contexto de la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés) se registraron más de 6 millones de casos en todo el mundo y un número importante de decesos. El aislamiento de los enfermos es una medida esencial para reducir la diseminación de coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2). Los primeros casos con posible reinfección por SARS-CoV-2 se comunicaron en abril de 2020 en adultos. En la presente ocasión, los autores refieren recurrencia de la infección por SARS-CoV-2 en una serie de pacientes de edad avanzada de Saint-Étienne, Francia.

Resultados
Una mujer de 84 años con antecedente de hipertensión arterial, alergia a betalactámicos, insuficiencia cardíaca, fibrilación auricular, tratada con rivaroxabán, diabetes tratada con insulina, enfermedad renal crónica y enfermedad respiratoria crónica con necesidad de tratamiento sostenido con oxígeno presentó síntomas específicos de COVID-19 (tos, fiebre y signos respiratorios con desaturación de oxígeno de 79%). El 24 de marzo de 2020 se realizó el diagnóstico de COVID-19 por la presencia de anormalidades típicas en la tomografía computarizada (TC) de tórax (infiltrados bilaterales con patrón de vidrio esmerilado, a predominio del pulmón derecho); la infección por SARS-CoV-2 se confirmó por reacción en cadena de la polimerasa por transcripción inversa (RT-PCR por su sigla en inglés) en hisopado nasofaríngeo, en 26 de marzo. La paciente fue internada, tratada con levofloxacina y un curso breve de corticoides, con mejoría de los síntomas. Más de un mes después del primer episodio, la enferma presentó fiebre y signos respiratorios; fue internada y una nueva RT-PCR, realizada el 8 de mayo de 2020, mostró resultados positivos. Los cultivos confirmaron la presencia de virus viable; la secuenciación genética viral determinó infección por virus de linaje B1 (europeo). La TC de tórax fue compatible con infección aguda por SARS-CoV-2; la paciente presentó inflamación muy pronunciada. Se comprobó un título bajo de anticuerpos neutralizantes. La paciente falleció el 17 de mayo por insuficiencia cardíaca y respiratoria. Una enferma de 90 años residente en una institución geriátrica, con antecedente de diabetes, hipertensión arterial, hipotiroidismo y enfermedad de Alzheimer, presentó COVID-19 a principios de abril de 2020, con confirmación de infección por SARS-CoV-2 por RT-PCR. La paciente fue internada y tratada con anticoagulación, diuréticos, ofloxacina y prednisolona, con respuesta satisfactoria. Más de 1 mes después (11 de mayo) debió ser internada nuevamente por descompensación respiratoria, melena y deterioro importante del estado general. Se comprobó RT-PCR positiva en hisopado de fauces; la enferma falleció 8 días más tarde. El tercer caso, una paciente de 84 años con marcapasos cardíaco, en tratamiento con rivaroxabán por embolismo pulmonar, y con antecedente de hipertensión arterial y artritis reumatoidea tratada con metotrexato y corticoides presentó sintomatología compatible con COVID-19 el 16 de abril de 2020. La enferma respondió favorablemente a las medidas terapéuticas generales. El 6 de mayo presentó descompensación respiratoria, tos seca y fiebre; dos RT-PCR en muestras de hisopado nasofaríngeo fueron positivas; la presencia de virus viable se confirmó por cultivo. La secuenciación genética viral reveló virus con linaje B1 (europeo). A pesar del tratamiento intensivo, la enferma falleció el 23 de mayo.

Discusión
En el presente artículo se refieren 3 casos de pacientes geriátricos, con 2 episodios de COVID-19 separados por un intervalo libre de síntomas de varias semanas de duración. Los hallazgos microbiológicos podrían obedecer a la persistencia de ARN no viable de SARS-CoV-2, luego del primer episodio de COVID-19, a reinfección o a recaída de COVID-19. Debido a que se comprobó replicación viral durante el segundo episodio en todos los casos, la primera teoría queda descartada. El segundo episodio de enfermedad respiratoria pudo obedecer a otros virus, pero las muestras sólo fueron positivas para SARS-CoV-2; debido al aislamiento y a las medidas para la prevención de infecciones implementadas, la segunda hipótesis (reinfección por una nueva cepa) también quedaría descartada. En cambio, la recaída (persistencia del virus en algún reservorio del organismo) de COVID-19 sería la causa más probable, pero se debe confirmar mediante secuenciación genética. La ausencia de anticuerpos neutralizantes en el momento de la segunda internación en dos de las tres pacientes, 22 y 41 días después del primer episodio, también sugiere posible reactivación de la enfermedad. Las infecciones prolongadas y las reactivaciones virales han sido descriptas con anterioridad; en caso de que se confirmen recurrencias será necesario identificar los factores de riesgo. En las tres pacientes referidas en esta ocasión, el segundo episodio de COVID-19 tuvo evolución fatal. Los hallazgos son particularmente relevantes en el contexto de las segundas olas, en pacientes de edad avanzada que se infectaron durante la primera ola.
ua40317