Conceptos Categóricos

LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 EN PACIENTES PEDIÁTRICOS Y SUS FAMILIAS

LA ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 EN PACIENTES PEDIÁTRICOS Y SUS FAMILIAS


Geneva, Suiza
Dentro de los grupos familiares, los niños serían los que principalmente estén infectados por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave.

Pediatrics 146(2):1-5

Autores:
L’Huillier AG

Institución/es participante/s en la investigación:
Geneva University Hospitals and Medical School

Título original:
COVID-19 in Children and the Dynamics of Infection in Families

Título en castellano:
El COVID-19 en Niños y la Dinámica de la Infección en Familias

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.94 páginas impresas en papel A4
Introducción
Los niños habrían sido menos afectados por la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) en comparación con los adultos en términos de gravedad y frecuencia, lo que representa menos del 2% de los casos. A diferencia de otras infecciones respiratorias virales, los niños no parecerían ser un vector importante de transmisión del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés). La mayoría de los casos pediátricos de COVID-19 se habrían reportado dentro de los grupos familiares y no se habría documentado transmisión de niño a niño o de niño a adulto. El objetivo del presente trabajo fue describir la presentación clínica de los primeros 40 casos pediátricos de COVID-19 en Ginebra y la dinámica de la infección en sus grupos familiares.  

Métodos
Del 10 de marzo al 10 de abril de 2020, todos los pacientes menores de16 años con infección por SARS-CoV-2 confirmada fueron identificados por medio de la red de vigilancia del Hospital Universitario de Ginebra (Suiza). La red notifica a los especialistas en enfermedades infecciosas pediátricas de la institución los resultados de las muestras nasofaríngeas analizadas para el SARS-CoV-2 por reacción en cadena de polimerasa de transcripción inversa. Se utilizaron revisiones de las historias clínicas para recuperar los datos clínicos, y se llamó a los padres para el seguimiento de los pacientes y los contactos del hogar (CH). Los CH se consideraron sospechosos sí tenían fiebre o síntomas respiratorios agudos, según la definición de caso de la Swiss Federal Office for Public Health. Los datos categóricos se compararon mediante la prueba X2. Los valores de p < 0.05 se consideraron estadísticamente significativos. Las prubas estadísticas se realizaron con la versión 23.0 de SPSS.  

Resultados
De un total de 4310 pacientes con SARS-CoV-2, 40 tenían menos de 16 años (0.9%). Un paciente pediátrico fue excluido debido a la incapacidad de evaluar la evolución clínica y los síntomas de los CH. La mediana de seguimiento de los hogares fue de 18 días (rango intercuartílico [RIC]: 14 a 28). Entre los pacientes pediátricos, el promedio de edad fue de 11.1 años y más de la mitad fueron mujeres (22 de 39; 56%). Es de destacar que 29 (74%) pacientes eran previamente sanos. Las comorbilidades más frecuentes fueron asma (10%), diabetes (8%), obesidad (5%), parto prematuro (5%) e hipertensión (3%). Siete pacientes (18%) fueron hospitalizados en la sala, por una media de duración de 3 días (RIC: 2 a 4); los motivos para la hospitalización fueron la vigilancia de neumonía viral no hipoxémica (n: 2), fiebre sin foco (n: 2), evento potencialmente mortal aparente (n: uno) y evento similar a sepsis (n: uno); un niño paucisintomático ingresó porque ambos padres tenían COVID-19 grave. Ningún paciente requirió ingreso en la unidad de cuidados intensivos (UCI) o terapias específicas de SARS-CoV-2. Los otros 32 pacientes fueron atendidos como pacientes ambulatorios. Todos los pacientes tuvieron una resolución completa de los síntomas al día 7 después del diagnóstico. La evaluación del grupo familiar reveló que en cada hogar había en promedio 4 miembros de la familia (RIC: 3 a 4). Entre los 111 CH de los niños incluidos, predominaron las madres (n: 39), después los padres (n: 32), los hermanos pediátricos (n: 23), los hermanos adultos (n: 8) y los abuelos (n: 7). El 79% (31/39) de los casos de CH adultos con COVID-19 sospechoso o confirmado precedieron al del niño del estudio. En sólo el 8% (3/39) de los hogares el niño del estudio manifestó síntomas antes que cualquier otro CH. Curiosamente, el 85% (75/88) de los CH adultos manifestaron síntomas en algún momento, en comparación con el 43% (10/23) de los CH pediátricos (p < 0.001). Además, el 92% (36/39) de las madres presentaron síntomas de COVID-19, en comparación con el 75% (24/32) de los padres (p: 0.04). El presente estudio tiene algunas limitaciones. La muestra del estudio probablemente no representa el número total de casos pediátricos de SARS-CoV-2 durante el período de tiempo analizado. De hecho, los pacientes con una presentación más leve o atípica de COVID-19 podrían no haber buscado atención médica. Además, el recuerdo de la aparición de síntomas entre los CH puede ser inexacto.  

Conclusión
Según el presente análisis, en los niños el COVID-19 se manifestaría con síntomas leves o atípicos. Más de la mitad de los casos manifestaron dolor de cabeza y secreción nasal, y se describieron anosmia y síntomas abdominales en menos del 20%, que sería más frecuente que lo descrito en estudios previos. Los niños más pequeños pueden no ser capaces de describir algunos de estos síntomas. Los resultados del presente estudio confirmarían que los niños están de manera principal infectados por SARS-CoV-2 dentro de grupos familiares. Sorprendentemente, en el 33% de los hogares, los CH sintomáticos resultaron negativos a pesar de pertenecer a un grupo familiar con casos confirmados de SARS-CoV-2, lo que sugiere un subregistro de casos. El diseño del presente estudio impediría confirmar que se haya producido una transmisión de niño a adulto. Se necesita una detección diagnóstica extendida de casos sospechosos y un rastreo exhaustivo de contactos para comprender mejor la dinámica de la transmisión dentro de los hogares.
ua40317

Imprimir esta página
-->