Conceptos Categóricos

COVID-19
asnc.png
Noticias / Opiniones CHEQUEADAS

CASTELLANO / PORTUGUÉS

La agencia Sistema de Novedades Científicas (aSNC), difunde informes de organismos de Estado, sociedades científicas, empresas públicas o privadas, etc. y noticias veraces emitidas por medios masivos
Agencia Sistema de Novedades Científicas (aSNC)
aSNC elabora información seleccionada por la dirección editorial de SIIC para su lectura por la población en general.

Solicite información sobre los servicios y licencias de aSNC mediante Mensajes a SIIC

 




organizacion_mundial_de_la_salud.png asnc.png
OMS: los países de ingresos altos aplicaron 61 veces más dosis de vacunas anticovid-19 que los países de ingresos bajos
Organización Mundial de la Salud, Nueva York, EE.UU. 21 Septiembre, 2021

La OMS instó a garantizar el acceso equitativo a las vacunas e insumos COVID-19, garantizar que el mundo esté mejor preparado para responder a futuras pandemias y renovar los esfuerzos para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

El pedido fue formulado a los líderes que asistieron a la 76 ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU).

La pandemia de COVID-19 ya se ha cobrado la vida de casi 5 millones de personas en todo el mundo y el virus continúa circulando activamente en todas las regiones del mundo.

Las vacunas son la herramienta más importante para poner fin a la pandemia y salvar vidas y medios de subsistencia. Si bien en el mundo se administraron alrededor de 5.700 millones de dosis de vacunas el 73% de ellas fueron aplicadas en solo 10 países.

Los países de ingresos altos han administrado 61 veces más dosis por habitante que los países de ingresos bajos. Cuanto más persista la desigualdad de vacunas, más seguirá circulando y evolucionando el virus, y más tiempo continuará la perturbación social y económica.

La OMS se propone vacunar al menos al 40% de la población de todos los países para fines de este año y al 70% a mediados del 2022.
Estos objetivos se pueden alcanzar si los países y los fabricantes se comprometen genuinamente con la equidad de las vacunas, dice la OMS.

La organización pide a los países que cumplan sus promesas de distribución de dosis de inmediato y que intercambien sus entregas de vacunas a corto plazo por COVAX y AVAT (siglas del equipo de tareas africano para adquirir vacunas COVID-19).
La OMS también solicita a los fabricantes que den prioridad a los suministros para COVAX y sus socios, y que los países y los fabricantes faciliten el intercambio de tecnología, conocimientos y propiedad intelectual para apoyar la fabricación regional de vacunas.

Incluso cuando los países se centran en poner fin a esta pandemia, el mundo también debe prepararse para futuras pandemias y otras emergencias sanitarias.

COVID-19 sorprendió al mundo, incluidas las naciones ricas, sin estar preparado para una pandemia de esta velocidad y escala. Afectó especialmente a las poblaciones vulnerables y exacerbó las desigualdades.  

La OMS convoca a los países a romper el ciclo de "pánico y negligencia" observado después de emergencias sanitarias anteriores y a que asignen recursos financieros adecuados y voluntad política para fortalecer la preparación para emergencias sanitarias en todo el mundo. 

La cobertura sanitaria universal (CSU) es una piedra angular de la seguridad sanitaria mundial. A pesar de los avances en la cobertura universal de salud en los últimos años, el 90% de los países informaron interrupciones en los servicios de salud esenciales debido a la pandemia, con consecuencias que repercuten más allá del campo santario.

Una inversión responsable en la cobertura universal de salud y la preparación para una pandemia es fundamental no solo para reforzar la seguridad sanitaria mundial, sino también para volver a encarrilar la Agenda de Desarrollo Sostenible 2030. 

La pandemia revirtió el progreso hacia los ODS, incluidos los avances logrados en la erradicación de la pobreza, la eliminación de la desigualdad de género, la vacunación de los niños contra las enfermedades transmisibles y la educación de niñas y niños. Pero también ofrece al mundo nuevas oportunidades para hacer las cosas de manera diferente y colaborar verdaderamente en la reconstrucción mejor, hacia un mundo más saludable, más justo, más inclusivo y sostenible.