soc_ibero_infor_cientifica.png


soc_ibero_infor_cientifica.png
América Latina y Sudeste Asiático: notable reducción del dengue en tiempos de pandemia
The Lancet Infectious Diseases Beijing, China 07 Mayo, 2022

La reducción sustancial de los casos de dengue observados en 2020 podría vincularse con la interrupción  de ciertas actividades cotidianas motivada por la COVID-19.

Aunque aún se desconoce qué efecto tendrán estas restricciones en la dinámica del dengue a largo plazo, las circunstancias únicas que ofreció la pandemia podrían recrear los conocimientos sobre el desarrollo del dengue y la orientación de intervenciones nuevas o existentes.

El estudio, publicado en la versión impresa actual de The Lancet Infectious Diseases*, obtuvo financiación y reconocimientos de instituciones y programas de China (Programa Nacional de Investigación y Desarrollo Clave, Fundación Nacional de Ciencias Naturales de China, etc.), el Reino Unido (Oxford Martin School) y Brasil (Consejo de Investigación Médica-Fundación de Investigación de São Paulo, FAPESP, etc.). 


Valores de la investigación
Los autores consideran que su estudio es el primero en analizar la presencia del dengue en 23 países integrantes de las principales regiones endémicas de América Latina y el Sudeste Asiático.

El desplazamiento de los seres humanos, la heterogeneidad del riesgo ambiental y las prácticas para el control de los mosquitos, influyen con fuerza en la transmisión del virus del dengue.

Las restricciones implementadas en respuesta a la pandemia de COVID-19 condujeron a cambios sustanciales en las formas de movilización, dónde se pasa el tiempo y la continuidad de los programas para el control de enfermedades; sin embargo, el efecto específico sobre el dengue continúa sin aclararse.

Los autores buscaron trabajos en PubMed, en los informes semanales de la OMS y en los sitios web gubernamentales de América Latina y el Sudeste Asiático.

La evaluación del efecto de la pandemia de COVID-19 en el dengue representa un desafío debido a los altos niveles de inmunidad causados ??por el brote mundial inusualmente grande de dengue ocurrido en 2019 y los conjuntos de datos incompletos del año siguiente.

Los hallazgos muestran que a lo largo de 2020 se produjo una asociación consistente entre las medidas de interrupción relacionadas con la COVID-19 y la reducción de la transmisión del dengue que no encontrarían explicación en los ciclos estacionales, extraestacionales o de subregistros del dengue.

El artículo presenta evidencias que atribuye roles específicos para las escuelas y lugares habitualmente visitados que no hayan sido los residenciales, poniendo el énfasis en los de alto tráfico y condiciones apropiadas para la transmisión del dengue.

Aunque es poco probable que alguna vez ocurran restricciones similares a las de 2020 para controlar los brotes de dengue, las pruebas dirigidas y el control de mosquitos basados ??en los desplazamientos recientes informados por los pacientes podrían ofrecer nuevos enfoques para una enfermedad que continúa evadiendo el control de los abordajes existentes.


La incidencia en 2020
Diecinueve (19) de los 23 países informaron una incidencia de dengue más baja en 2020 (acumulada de enero a diciembre) que el promedio frente a 2014–19, con excepciones en Brasil, Perú, Bolivia y Singapur.

En comparación con 2019, la incidencia disminuyó un 44,1 % en el área de estudio de América Latina y el Sudeste Asiático (2,28 millones de casos en 2020 frente a 4,08 millones de 2019), con una disminución del 40,2 % en América Latina expresada en 569,26 a 340,33 casos por cada 100 000 habitantes y del 58,4 % en el sudeste asiático (297,31 a 123,58 por 100 000 habitantes).

Los descensos aumentan cuando se los compara con la incidencia desde abril de 2020 en adelante; las excepciones incluyen a Singapur, país que en 2020 incrementó el número de casos por encima del promedio a lo largo de 2020.
Respecto a Ecuador, Brasil y Perú, tuvieron aumentos con el año avanzado, fuera de temporada .

En el momento del análisis, los autores no pudieron obtener los datos completos (enero-diciembre de 2020) de varios países grandes con dengue endémico (India, Sri Lanka, Nepal, Myanmar, Paraguay e Indonesia).


Consideraciones climáticas
Para investigar la asociación entre las medidas sociales y de salud pública, los comportamientos de movimiento humano y la incidencia del dengue, el artículo contempla los factores climáticos e inmunológicos que también pueden influir en los ciclos estacionales y extraestacionales del dengue.
En el modelo histórico ajustado a los datos anteriores a la epidemia de COVID-19 (2014–19), el artículo rescata las variables climáticas de precipitación convectiva, temperatura superficial y efectos de autocorrelación a corto y largo plazo). 

Diferencias entre las regiones
La reducción del dengue fue más pronunciada en los países del Sudeste Asiático que en América Latina.
En el sureste de Asia, se predijo que todos los países, excepto Singapur, tendrían reducciones sustanciales en los casos de dengue, las mayores fueron observadas en Filipinas y Camboya.

Figura miniatura gr4
Fracción preventiva de casos de dengue evitados en 2020 atribuible a medidas sociales y
de salud pública específicas y comportamientos de los desplazamientos humanos, por región y país
(Figura 4 del artículo completo).


Nueve (9) países de América Latina tuvieron menos casos de lo esperado; sin embargo, Belice, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Honduras, Nicaragua y Perú experimentaron más casos de los previstos.
Brasil, en particular, con el 51 % de todos los casos de dengue observados entre abril y diciembre de 2020, continúa siendo un caso atípico importante que influye negativamente en las estimaciones regionales y mundiales del porcentaje de casos evitados.
Esta discrepancia entre los casos esperados y observados en 2020 podría estar relacionada con las medidas sociales y de salud pública menos estrictas, la adherencia variable y los cambios poco manifiestos en los comportamientos de movilidad humana ocurridos en el país en 2020.

Los autores afirman que la diferencia entre los recuentos de casos esperados (modelo histórico) y observados de abril a diciembre de 2020 podría explicarse por las medidas sociales y de salud pública específicas y las variables de comportamiento de la movilidad humana.

Los cierres de escuelas en el modelo de medidas sociales y de salud pública explicaron el 70·95 %  de la reducción, mientras que las reducciones en el movimiento en ubicaciones no residenciales en el modelo de comportamiento del movimiento humano explicaron el 30·95 %.
Incluso en países como Brasil, con estimaciones bajas o negativas de casos evitados, la variación en el recuento mensual de casos podría explicarse por la aplicación laxa de medidas sociales y de salud pública  o la baja disminución en el movimiento no residencial. Para los autores la aplicación estricta de las prevenciones hubiera habrían aportado a la disminución del dengue.


En síntesis, los investigadores consideran que la disminución repentina de los casos de dengue en abril de 2020 está asociada con la imposición de restricciones y cambios en los comportamientos de los desplazamientos humanos.

El artículo muestra que el cierre de escuelas y la disminución de los viajes no residenciales alcanzan una notable asociación con la reducción del riesgo de dengue. Al combinar ambos factores, estima, que en 2020 ocurrieron 0,72 millones menos casos de dengue que los probablemente ocurridos en ausencia de las interrupciones relacionadas con la COVID-19.



* The Lancet Infectious Diseases
Measuring the effects of COVID-19-related disruption on dengue transmission in southeast Asia and Latin America: a statistical modelling study
Yuyang Chen, Naizhe Li, José Lourenço, Lin Wang, Bernard Cazelles, Lu Dong 

Versión impresa: 1 de mayo, 2022
On line: 2 de marzo, 2022
DOI:https://doi.org/10.1016/S1473-3099(22)00025-1