Médicos sin Fronteras cuestiona las patentes del baricitinib por concentrar su uso en los países pudientes
Agencia Sistema de Noticias Científicas (aSNC) Ginebra, Suiza 17 Enero, 2022

Ante la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el tratamiento con baricitinib en COVID-19 grave o crítico, Médicos Sin Fronteras (MSF) pide a los gobiernos la adopción inmediata de medidas para garantizar que los monopolios de patentes no se interpongan en el acceso sin restricciones al medicamento.

Dos nuevos tratamientos para COVID-19 fueron recomendados el jueves pasado para pacientes gravemente enfermos y el otro para aquellos pacientes que no están gravemente enfermos pero que tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad grave.

Las recomendaciones fueron anunciadas el viernes por la mañana en el BMJ . Sin embargo, ambos medicamentos están patentados y podrían ser costosos y carecer de accesibilidad para algunos países de bajos y medianos ingresos, advirtieron algunos defensores.

El primer fármaco, baricitinib , un tipo de fármaco conocido como inhibidor de la cinasa de Janus (JAK), fue "fuertemente recomendado" para pacientes en estado grave o incluso crítico por COVID-19. El medicamento se ha utilizado para tratar la artritis reumatoide y se recomienda administrar cuatro miligramos una vez al día durante 14 días además de los corticosteroides recomendados anteriormente.

"La recomendación fuerte se basa en la evidencia de que reduce la mortalidad, acorta las estancias hospitalarias y reduce el riesgo de requerir ventilación mecánica, sin que se observe un aumento de los efectos adversos", explicó François Lamontagne, profesor de Medicina de la Universidad de Sherbrooke, integrante del panel.

Los expertos de la OMS señalaron que otros dos inhibidores de JAK, ruxolitinib y tofacitinib, no deben usarse para tratar a pacientes con enfermedad grave porque "la evidencia de baja certeza de ensayos pequeños no demostró beneficio y sugiere un posible aumento de los efectos secundarios graves con tofacitinib".


Las patentes de baricitinib
En pacientes hospitalizados, el fármaco oral baricitinib puede ser una alternativa potencial a los tratamientos actuales con anticuerpos monoclonales (mAb) inhibidores de la interleucina-6 recomendados por la OMS (tocilizumab y sarilumab) que continúan siendo escasos para los gobiernos y los pacientes en países con ingresos bajos y medianos.

Baricitinib ya está aprobado para otras indicaciones, como la artritis reumatoide. Las versiones genéricas están disponibles en India y Bangladesh a precios mucho más bajos que los que cobra el titular de la patente, la corporación farmacéutica estadounidense Eli Lilly.

Un fabricante indio fijó el precio del baricitinib  en US$5,50 por ciclo de tratamiento* mientras en Bangladesh vale US$6,70 USD. El promedio de ambos es casi 400 veces menor que el precio exorbitante de julio de Eli Lilly por ciclo de tratamiento: US$2.326. 

Pero en muchos países, el baricitinib genérico no estará disponible puesto que el fármaco es custodiado por el monopolio de la patente. El laboratorio obtuvo patentes válidas incluso en países muy afectados por la pandemia, como Brasil, Rusia, Sudáfrica e Indonesia.
La patente no expira hasta 2029 e incluso podría prolongarse debido a las extensiones de sus plazos. 

Médicos sin Fronteras remarca entonces que baricitinib es otro ejemplo del por qué  se necesita con urgencia la exención de las obligaciones de propiedad intelectual (PI) aceptada por los estados miembros de la Organización Mundial del Comercio (OMC).
La decisión eliminaría de manera integral notables barreras de propiedad intelectual en las herramientas médicas para combatir la COVID-19, como por ejemplo patentes y solicitudes de patentes pendientes que podrían impedir la producción genérica y el suministro de tratamientos. 

El Dr. Márcio da Fonseca, asesor Médico de Enfermedades Infecciosas de MSF manifiesta que “durante casi dos años, fuímos testigos [MSF] impotentes de personas que mueren de COVID-19 en medio de catastróficas olas de la enfermedad. En los países donde trabaja MSF, las posibilidades de brindar cuidados intensivos de alto nivel son limitadas, por lo que salvar más vidas de personas con infecciones graves y críticas depende en gran medida de tener acceso a medicamentos asequibles que podamos agregar a los esteroides, el oxígeno y la atención de apoyo cercano que proporcionamos en nuestros proyectos. A medida que surjan nuevos tratamientos, será simplemente inhumano que no estén disponibles en entornos con recursos limitados, simplemente porque están patentados y ser caros. 

“Desde el comienzo de esta pandemia, los países con problemas financieros lucharon contra el acceso desigual a todas las herramientas médicas de COVID-19 que salvan vidas, como oxígeno, vacunas y pruebas, debido al acaparamiento por parte de los países ricos y la especulación pandémica por parte de las corporaciones farmacéuticas.
"Con estas terapias comprobadas recomendadas por la OMS, es hora de que los países de ingresos bajos y medianos finalmente accedan a las que ya se utilizan rutinariamente en países de ingresos altos.
"Los gobiernos deben intensificar y tomar medidas inmediatas, incluido el llamado a la adopción de la 'Exención de los ADPIC' y el uso de salvaguardias de salud pública, como la concesión de licencias obligatorias para anular los monopolios de patentes con el fin de garantizar la producción y el suministro de genéricos a nivel mundial para lograr un acceso equitativo, ininterrumpido, suficiente, oportuno y asequible [de medicamentos clave].
“El acceso equitativo a tratamientos como baricitinib será clave para que el personal de salud salve tantas vidas como sea posible", insiste Márcio da Fonseca.

Muchos países de ingresos bajos y medianos continúan viviendo con el temor a olas de COVID-19 catastróficas. El temor se justifica a la vista de las bajas tasas de vacunación y la aparición de variantes nuevas que pueden amenazar la eficacia de las herramientas preventivas existentes.  

* La dosis recomendada de baricitinib en personas con COVID-19 es de 4 mg una vez al día durante 14 días