Conceptos Categóricos

asnc.png


asnc.png
Israel ensaya la aplicación de la cuarta dosis pese a la limitada administración de la tercera
Health Policy Watch Tel Aviv, Israel 09 Enero, 2022

Israel aplicará la cuarta dosis de Pfizer, rememorando así su condición de país pionero en aprobarla para todos los ciudadanos mayores de 60 años y trabajadores de la salud.

El primer ministro israelí, Naftali Bennett, anunció que  para frenar la ola Omicron podría vacunarse cualquier persona mayor de 60 años, así como el personal médico que haya recibido su primer refuerzo hace cuatro meses o más. 

Bennett agregó que la política del país de vacunas de refuerzo mantuvo a los ciudadanos saludables con tasas de mortalidad per cápita entre las más bajas del mundo, en comparación con las del Reino Unido, 50 veces mayor, Alemania, 100 y Estados Unidos, 130.

¿La cuarta dosis previene la infección o su gravedad?
Pero los científicos y médicos locales e internacionales se apresuraron a destacar que todavía no hay evidencia de la efectividad de una cuarta dosis para prevenir infecciones o el agravamiento de la Covid-19. 

“La decisión debe ir acompañada de una evaluación científica por parte de un organismo independiente”, opinó la Asociación Israelí de Médicos de Salud Pública en un comunicado. “Los recursos deben dirigirse ante todo a [alentar al público] a completar su primera, segunda y tercera vacunas cuyo beneficio es claro y científicamente comprobado”.

A pesar de adelantarse al mundo en el lanzamiento de vacunas, la tasa general de vacunación de Israel para las personas que recibieron sus dos primeras dosis se encuentra ahora por detrás de muchas otras naciones, con solo el 60% de la población vacunada.
A estos datos deben agregarse los correspondientes a las 700.000 personas todavía sin vacunar

Así como Israel fue el primer país del mundo en aprobar la tercera dosis a pesar de las críticas de la Organización Mundial de la Salud (OMS), entre otras entidades internacionales, que con insistencia advirtió a los países ricos el peligro que entrañaba el acaparamiento de vacunas por limitar la oferta de vacunas los países de bajos ingresos y facilitar el progreso de las variantes que extenderían la pandemia.  

“No debemos ser complacientes”, remarcó el primer ministro. "Todo el que tenga derecho a una cuarta dosis, vacúnese".

Por su parte, el director general del Ministerio de Salud del país, Nachman Ash, explicó que la medida se tomó "a la luz del aumento de la morbilidad", ya que el lunes pasado los nuevos casos superaron los 6.500 y el primer ministro advirtió de 50.000 diarios nuevos en los próximos meses.

La cifra supuesta representaría una tasa per cápita aproximadamente igual a la de Dinamarca, uno de los países europeos que experimenta tasas de infección por COVID excepcionalmente altas. 

Las autoridades israelíes anunciaron hoy 17.521 nuevos casos de Covid-19 en las últimas 24 horas, donde se estima que dos a tres millones de ciudadanos contraerán la variante Ómicron del coronavirus SARS-CoV-2.

Experiencia en observación
Al igual que en otras oleadas de virus, los movimientos de Israel serán seguidos de cerca por otros países, ansiosos por mitigar la variante Ómicron, más infecciosa y supuestamente menos mortal. 

Esa necesidad se alimenta frente a la creciente evidencia mundial en la disminución del grado de protección de cuatro a seis meses que ofrecen las vacunas de ARNm (producidas por Pfizer-Biontech y Modernas) contra el SARS-CoV2 en general y contra Ómicron en particular.

Sin embargo, las pruebas de laboratorio sugieren que niveles incluso más bajos de anticuerpos neutralizantes , así como la inmunidad continua de las células T, aún pueden brindar protección contra el desarrollo de enfermedades graves. 

Chile también anunció en diciembre que ofrecería una cuarta dosis de vacuna contra el coronavirus, comenzando también por aquellos que tienen mayor riesgo de infección o expuestos a desarrollar una enfermedad grave.
Se espera que la aplicación de esas vacunas comience en febrero y se administren después de seis meses de la aplicación anterior. 
Brasil también aprobó una cuarta vacuna, pero solo para inmunodeprimidos. 

Ahora se espera que la nueva campaña de Israel, rastreada por su sistema nacional digitalizado de registros de atención médica y equipos de investigación, proporcione información en tiempo real sobre la eficacia de este nuevo refuerzo contra Ómicron. 

Tampoco hay evidencia sobre la seguridad de una cuarta inyección, aunque la mayoría de los expertos en salud creen que las vacunas de ARNm no causarán ningún daño a corto o largo plazo. 

Sheba Medical Center en Tel Hashomer evalúa una cuarta prueba de inyección aplicada a fines de diciembre con el objetivo de analizar cuánto aumenta la inyección adicional los niveles de anticuerpos y si acarrea algún efecto negativo. 
El hospital informó que de los 154 trabajadores de la salud que recibieron el pinchazo, el 80% informó reacciones leves en el punto de la inyección, similares a los producidos por la tercera dosis. Alrededor del 45% de los receptores experimentaron fiebre, debilidad, dolores musculares o dolores de cabeza, síntomas que en la mayoría de los casos desaparecieron en 24 horas. 

"A partir de estos datos, parece en esta etapa que el cuarto perfil de vacuna es tan seguro como las anteriores", dijo la Dra. Gili Regev-Yochay, directora de la Unidad de Epidemiología de Enfermedades Infecciosas del hospital que está ejecutando el nuevo estudio.


Urgidos por los límites 
La decisión de aplicar la cuarta dosis se tomó luego de una reunión del 21 de diciembre del Equipo Nacional de Respuesta a la Pandemia; ese día los expertos advirtieron que dentro de un mes, la población de Israel sería tan vulnerable a Ómicron como lo había sido al brote inicial de COVID-19, previo a cualquier vacunación.

Otro equipo de investigadores informó al comité que la tercera inyección de refuerzo ni siquiera fue suficiente para detener Ómicron ya que su efectividad contra la variante disminuiría del 75% al ??25% después del cuarto mes. 

Sin embargo, otros críticos aún sostienen que la vacuna Pfizer nunca tuvo la intención de prevenir infecciones, sino de prevenir enfermedades graves y la muerte. Y parece que la segunda dosis, y ciertamente la tercera inyección, hace un trabajo eficiente, incluso frente a Ómicron.
Además, la variante causa una enfermedad menos grave en general que su predecesora Delta, según todos los estudios y predicciones. 

Finalmente, la onda Ómicron parece ser de corta duración. La semana anterior, funcionarios de salud sudafricanos anunciaron que el país habría pasado el pico de la ola, por la caída del 30% de los nuevos casos.

Pero hasta que termine la prueba de la cuarta dosis de Sheba o hasta que suficientes israelíes mayores de 60 años reciban la aplicación, la decisión de administrarla es solo un intento sin respuesta asegurada. 

“En los próximos días, informaremos los hallazgos preliminares con respecto al aumento inicial de anticuerpos e inmunidad al cabo de una semana de vacunación”, dijo Regev-Yochay.

-->