EL IMPACTO MENTAL DEL CIERRE DE LAS ESCUELAS


London, Reino Unido
Durante la primera ola de enfermedad por coronavirus 2019, el cierre de escuelas como parte de las medidas de confinamiento social provocó síntomas adversos de salud mental y comportamientos de salud entre niños y adolescentes.

JAMA Pediatrics 176(4):400-409

Autores:
Viner R

Institución/es participante/s en la investigación:
Great Ormond St Institute of Child Health

Título original:
School Closures During Social Lockdown and Mental Health, Health Behaviors, and Well-being Among Children and Adolescents During the First COVID-19 Wave: A Systematic Review

Título en castellano:
Cierre de Escuelas Durante el Confinamiento Social y Salud Mental, Comportamientos de Salud y Bienestar de Niños y Adolescentes Durante la Primera Ola de COVID-19: Una Revisión Sistemática

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.94 páginas impresas en papel A4
Introducción
Casi todos los países implementaron el cierre total o parcial de escuelas durante 2020 como parte de los esfuerzos de distanciamiento social y confinamiento para reducir la transmisión del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por su sigla en inglés) durante la pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por su sigla en inglés). A nivel mundial, se estima que hasta 1500 millones de niños y adolescentes menores de 20 años no asistían a la escuela a principios de 2020 durante la primera ola de COVID-19 (febrero/marzo a mayo/junio de 2020). Algunos países no regresaron por completo al aprendizaje presencial durante 2020 y numerosos escuelas cerraron nuevamente a principios de 2021 en respuesta a las nuevas variantes del SARS-CoV-2. El cierre de escuelas como parte de medidas de confinamiento social más amplias durante la pandemia de COVID-19 puede estar asociado con la salud y el bienestar de los niños y adolescentes. El objetivo del presente estudio fue revisar los informes publicados durante la primera ola de COVID-19 sobre la asociación del cierre de escuelas durante el confinamiento social más amplio con la salud mental, los comportamientos de salud y el bienestar en niños y adolescentes de 0 a 19 años, excluyendo las asociaciones con la transmisión de infecciones.  

Métodos
Las búsquedas bibliográficas se realizaron en once bases de datos desde el inicio hasta septiembre de 2020, y se aplicó el aprendizaje automático para la selección de artículos. Se utilizó una combinación de términos controlados de texto libre para identificar citas que contenían niños y adolescentes y conceptos de cierre de escuelas, acceso restringido a la educación o medidas de distanciamiento/confinamiento social. Los datos fueron extraídos de forma independiente. Se revisaron un total de 16 817 registros, se revisaron 151 en texto completo y se incluyeron 36 estudios. La evaluación de la calidad se adaptó al tipo de estudio. Se realizó una síntesis narrativa de los resultados porque los datos no permitieron el metanálisis. No realizó una evaluación formal del sesgo de informe o el sesgo de publicación.  

Resultados
Se identificaron un total de 36 estudios de 11 países, que involucraron un total de 79 781 niños y adolescentes y 18 028 padres, que ocurrieron durante la primera ola de la pandemia de COVID-19 (febrero a julio de 2020). Todos los estudios incluidos evaluaron el cierre de la escuela como parte de un confinamiento social más amplio durante la primera ola de COVID-19, y la duración del cierre de la escuela varió de una semana a 3 meses. De estos, 9 (25%) fueron estudios longitudinales previos y posteriores, 5 (14%) fueron de cohortes, 21 (58%) fueron transversales y uno (3%) fue un estudio de modelado. Trece estudios (36%) fueron de alta calidad, 17 (47%) de calidad media y 6 (17%) de baja calidad. Se publicaron 23 estudios (64%), 8 (22 %) eran informes en línea y 5 (14%) eran preprints. Trece estudios procedían de países de ingresos bajos y medianos. Veinticinco estudios (69%) relacionados con la salud mental identificaron asociaciones entre problemas emocionales, conductuales y de inquietud/falta de atención. Entre el 18% y el 60% de los niños y adolescentes puntuaron por encima de los umbrales de riesgo de angustia, en particular ansiedad y síntomas depresivos, y 2 estudios no informaron una asociación significativa con el suicidio. En la muestra de Inglaterra, los investigadores consideraron que los factores asociados con la COVID-19 y el confinamiento contribuyeron al 48 % de las 26 muertes por suicidio durante el confinamiento. Las proporciones con síntomas depresivos aumentaron ligeramente en las niñas y disminuyeron ligeramente en los niños, con promedios de puntajes que descendieron en aquellos con puntajes altos preexistentes pero aumentaron en aquellos con puntajes previamente normales. Hubo aumentos en el sentido de conexión de los adolescentes con la escuela, pero no hubo cambios en los puntajes de conexión entre compañeros o familiares. Tres estudios informaron que las referencias de protección infantil fueron inferiores a la cantidad esperada de referencias que se originaron en las escuelas. Tres estudios sugirieron un mayor uso del tiempo de pantalla, 2 estudios informaron un mayor uso de las redes sociales y 6 estudios informaron una menor actividad física. Los estudios sobre el sueño (10 estudios) y la dieta (5 estudios) proporcionaron pruebas no concluyentes sobre los daños. Pocos estudios consideraron cómo el estado socioeconómico modificaba los resultados. Un estudio transversal de Brasil encontró mayor ansiedad en niños y adolescentes de familias con menor nivel educativo. Los estudios previos y posteriores del Reino Unido e Irlanda encontraron pocas diferencias según los ingresos de los padres en el cambio de la función psicológica durante un mes de confinamiento.  

Conclusiones
En esta síntesis narrativa de informes de la primera ola de la pandemia de COVID-19, los estudios de cierres de escuelas a corto plazo como parte de las medidas de confinamiento social informaron síntomas adversos de salud mental y comportamientos de salud entre niños y adolescentes. Las asociaciones entre el cierre de escuelas y los resultados y comportamientos de salud no pueden separarse de medidas de confinamiento más amplias. 
ua40317