EFICACIA A LARGO PLAZO DE LA VACUNA CONTRA LA COVID-19

EFICACIA A LARGO PLAZO DE LA VACUNA CONTRA LA COVID-19


London, Reino Unido
Se ha observado una disminución limitada en la eficacia de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus 2019 sobre la hospitalización y la muerte relacionadas con esta enfermedad a las 20 semanas o más después de la vacunación con dos dosis de la vacuna ChAdOx1-S o BNT162b2.

New England Journal of Medicine 1-11

Autores:
Lopez Bernal J

Institución/es participante/s en la investigación:
UK Health Security Agency

Título original:
Duration of Protection against Mild and Severe Disease by Covid-19 Vaccines

Título en castellano:
Duración de la Protección Contra la Enfermedad Leve y Grave por las Vacunas Contra la COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.91 páginas impresas en papel A4
Introducción
Las vacunas contra el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por su sigla en inglés), el virus que causa la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por su sigla en inglés), se utilizan desde diciembre de 2020 en el Reino Unido. Los datos del mundo real han demostrado que las vacunas son altamente eficaces contra la COVID-19 y enfermedades graves y muertes relacionadas. La duración de la protección y, por lo tanto, la necesidad de dosis adicionales son inciertas. La eficacia de la vacuna puede disminuir con el tiempo desde la recepción de la segunda dosis de las vacunas ChAdOx1-S (ChAdOx1 nCoV-19) y BNT162b2. Aún no está claro hasta qué punto la eficacia reducida de la vacuna es el resultado de una nueva variante o la disminución de la inmunidad. El objetivo del presente estudio fue estimar la eficacia de la vacuna a lo largo del tiempo desde la recepción de la segunda dosis de las vacunas ChAdOx1-S y BNT162b2 para investigar la disminución de la protección contra la COVID-19 sintomática y la hospitalización y muerte relacionada por separado para las variantes alfa y delta del SARS-CoV-2.  

Métodos
Se utilizó un diseño de casos y controles de prueba negativa para estimar la eficacia de la vacuna contra la COVID-19 sintomática y la hospitalización y muerte relacionada con esta enfermedad en Inglaterra. Para cada resultado de interés, se comparó el estado de vacunación en adultos sintomáticos que tenían infección por SARS-CoV-2 confirmada por laboratorio (casos) con el estado de vacunación en adultos que informaron síntomas de COVID-19 pero tuvieron una prueba de laboratorio negativa para SARS-CoV-2 (controles). La eficacia de las vacunas ChAdOx1-S y BNT162b2 se evaluó según la edad y el estado de los participantes con respecto a las enfermedades coexistentes y con el tiempo desde que se recibió la segunda dosis de la vacuna para investigar la disminución de la eficacia por separado para las variantes alfa y delta del SARS-CoV-2. Para evaluar la disminución potencial de la eficacia de la vacuna, se utilizaron intervalos de una semana (7 a 13 días), 2 a 9 semanas, 10 a 14 semanas, 15 a 19 semanas y 20 semanas y después de recibir la segunda dosis. El seguimiento máximo en la mayoría de los grupos fue de aproximadamente 6 meses. El período se estratificó aún más en períodos de 20 a 24 semanas y de 25 semanas y más. Se evaluó un análisis adicional de la eficacia de la vacuna contra la hospitalización entre personas de 80 años o más según el intervalo entre las dosis de la vacuna (≤ 28 días o ≥ 56 días).  

Resultados
En general, la eficacia de la vacuna fue mayor con la vacuna BNT162b2 que con la vacuna ChAdOx1-S con respecto a diversas comparaciones: contra los resultados más graves en comparación con la infección sintomática, con la variante alfa en comparación con la variante delta, y entre personas más jóvenes en comparación con las personas adultas mayores. La eficacia de la vacuna contra la COVID-19 sintomática con la variante delta del SARS-CoV-2 alcanzó su punto máximo en las primeras semanas después de recibir la segunda dosis y posteriormente disminuyó a las 20 semanas al 44.3% (intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 43.2 a 45.4) con la vacuna ChAdOx1-S y al 66.3% (IC 95%: 65.7 a 66.9) con la vacuna BNT162b2. La disminución de la eficacia de la vacuna fue mayor en las personas de 65 años o más que en las de 40 a 64 años. A las 20 semanas o más después de la vacunación, la eficacia de la vacuna disminuyó menos contra las hospitalizaciones, al 80.0% (IC 95 %: 76.8 a 82.7) con la vacuna ChAdOx1-S y al 91.7% (IC 95 %: 90.2 a 93.0) con la vacuna BNT162b2 y la muerte, al 84.8% (IC 95%: 76.2 a 90.3) y al 91.9% (IC 95%: 88.5 a 94.3), respectivamente. Se observó una mayor disminución de la eficacia de la vacuna contra la hospitalización en personas de 65 años o más en el grupo clínicamente extremadamente vulnerable y en personas de 40 a 64 años con trastornos subyacentes que en adultos sanos, aunque a las 20 semanas o más después de la vacunación, la eficacia de la vacuna con la vacuna ChAdOx1-S fue similar en los dos grupos. Con respecto a la infección sintomática, aunque la eficacia de la vacuna fue menor entre los participantes en los grupos de riesgo, la disminución fue similar según el estado de riesgo. Un análisis que se restringió a personas de 80 años o más que habían recibido la vacuna BNT162b2 antes del 4 de enero de 2021, demostró una menor eficacia de la vacuna entre los participantes con un intervalo corto (≤ 4 semanas) que entre aquellos con un intervalo prolongado (≥ 8 semanas) entre dosis en los últimos períodos de seguimiento (≥ 20 semanas después de la segunda dosis). Sin embargo, los intervalos de confianza eran amplios y se superponían.  

Conclusiones
En el presente estudio se observó una disminución limitada en la eficacia de la vacuna contra la hospitalización y la muerte relacionada con la COVID-19 a las 20 semanas o más después de la vacunación con dos dosis de la vacuna ChAdOx1-S o BNT162b2. La disminución fue mayor en adultos mayores y en grupo de riesgo clínico.  
ua40317

Imprimir esta página