Conceptos Categóricos

EL CONFINAMIENTO Y LOS HÁBITOS ALIMENTARIOS Y ESTILOS DE VIDA

EL CONFINAMIENTO Y LOS HÁBITOS ALIMENTARIOS Y ESTILOS DE VIDA


Guangzhou, China
La mayoría de las personas mantuvieron sus dietas habituales pero redujeron la actividad física durante la etapa inicial del confinamiento por la enfermedad por coronavirus 2019 en China.

Nutrients 13(3):1-12

Autores:
Zhu HL

Institución/es participante/s en la investigación:
Sun Yat-Sen University

Título original:
Eating Habits and Lifestyles during the Initial Stage of the COVID-19 Lockdown in China: A Cross-Sectional Study

Título en castellano:
Hábitos Alimentarios y Estilos de Vida durante la Etapa Inicial del Confinamiento por COVID-19 en China: Un Estudio Transversal

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.95 páginas impresas en papel A4
Introducción
Debido al brote de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés), el gobierno chino implementó estrictas medidas de confinamiento para controlar la propagación de la infección. El confinamiento puede tener impactos negativos en la salud psicológica que podrían provocar la ingesta excesiva de alimentos poco saludables y resultar en un aumento de peso. Sin embargo, debido a la suspensión del transporte, además del declive económico y el confinamiento, el acceso a los alimentos puede haber sido limitado durante el confinamiento, lo que posiblemente provocó inseguridad alimentaria y reducción de la ingesta de alimentos. La nutrición sería esencial para reducir la susceptibilidad al COVID-19 y mitigar las posibles complicaciones asociadas. El impacto del confinamiento en los hábitos alimentarios y los estilos de vida de la población en general no está claro. El objetivo del presente estudio fue obtener una descripción general del acceso a los alimentos, la ingesta de alimentos y la actividad física de los residentes chinos durante la etapa inicial del confinamiento por COVID-19, e investigar la asociación entre quedarse en casa/trabajar desde casa y los cambios en los hábitos alimentarios y estilos de vida.  

Métodos
El presente estudio transversal se realizó mediante una encuesta en línea que se distribuyó en China entre el 23 de febrero y el 4 de marzo de 2020. Se excluyeron los participantes menores de 18 años. El cuestionario anónimo consistió en preguntas sobre características sociodemográficas, antropometría, acceso a alimentos, ingesta de alimentos, actividad física y cambios en los hábitos alimentarios y estilos de vida durante el confinamiento por el COVID-19. El período de confinamiento por el COVID-19 se definió como el mes posterior al 23 de enero del 2020, mientras que el período anterior al COVID-19 se definió como los 3 meses anteriores al 23 de enero del 20202 en el cuestionario. El estado durante el confinamiento se agrupó en 4 categorías (es decir, regresó al trabajo dentro de la primera semana, dentro de la segunda semana o dentro de la tercera semana después de que se anunció el confinamiento, o siempre permaneció en casa/trabajó desde casa), el grupo que regresó al trabajo dentro de la primera semana se estableció como el grupo de comparación. Se utilizaron pruebas de chi-cuadrado para analizar los cambios en los hábitos alimentarios y estilos de vida durante el confinamiento de COVID-19 por estado. Se utilizó regresión logística multinomial para investigar la asociación del estado durante el confinamiento con los cambios en los hábitos alimentarios y estilos de vida, ajustado por edad, género, índice de masa corporal (IMC) y nivel educativo.  

Resultados
La encuesta abarcó las 34 regiones administrativas a nivel provincial de China, la mayoría de los encuestados (67.9%) vivían en la provincia de Guangdong durante el período de confinamiento. Se incluyó un total de 2702 sujetos (70.7% mujeres). Entre los participantes, el 68.9% tenía entre 18 y 44 años, el 60.7% tenía un título universitario, el 66.9% tenía un IMC entre 18.5 y 23.9 kg/m2, y el 84.3% no tenía antecedentes de enfermedad crónica. Un total de 69.4% de los participantes informaron que algunas veces o con frecuencia compraron alimentos de manera presencial en persona durante el confinamiento por el COVID-19. El 30% de los participantes pidió comida en línea y el 6.4% informó haber comido afuera durante el confinamiento. Se observaron diferencias significativas en el consumo de carne de ave, pescados, frutas, leche, yogur y agua durante el confinamiento según el estado. La cantidad de tiempo dedicado a la realización de actividad física por semana fue de 45.0 minutos, 3.8 minutos y 3.8 minutos para la actividad física de intensidad baja, moderada y vigorosa, respectivamente. El tiempo total semanal dedicado a la actividad física fue de 105.0 minutos. No hubo diferencias significativas en el tiempo dedicado a realizar cada nivel de actividad física o actividad física total según el estado durante el confinamiento. La mayoría de los participantes mantuvo su dieta habitual, mientras que el 38.2% aumentó la ingesta de bocadillos, el 54.3% informó una reducción de la actividad física y el 45.5% tuvo una mayor duración del sueño. La mayoría de los encuestados (70.1%) no informaron cambios en el peso corporal, mientras que el 25.0% informó un aumento del peso corporal y el 4.9% informó una disminución del peso corporal. Quedarse siempre en casa/trabajar siempre desde casa se asoció con un aumento en la ingesta de productos animales, vegetales, frutas, hongos, nueces, agua y bocadillos, así como la duración del sueño y la frecuencia de saltarse el desayuno (odds ratio [OR] 1.54, 1.62, 1.58, 1.53, 1.57, 1.52, 1.77, 2.29 y 1.76 respectivamente), y con una disminución en la ingesta de productos lácteos (OR: 1.85). Los participantes que se quedaron en casa/trabajaron desde casa tenían menos probabilidades de ir de compras en persona o pedir comida en línea.  

Conclusiones
Los resultados de la presente encuesta indicarían que la mayoría de las personas mantuvieron sus dietas habituales pero redujeron la actividad física durante la etapa inicial del confinamiento por el COVID-19 en China. Se deben hacer sugerencias para alentar a las personas a reducir la ingesta de bocadillos, mantener el consumo diario de desayuno y aumentar la actividad física durante futuros períodos de confinamiento. 
ua40317

Imprimir esta página
-->