Conceptos Categóricos

SECUELAS A LOS 6 MESES DE COVID-19 EN ADULTOS

SECUELAS A LOS 6 MESES DE COVID-19 EN ADULTOS


Seattle, EE.UU.
El presente estudio representa el seguimiento más prolongado, luego de COVID-19. Los hallazgos confirman que las consecuencias de la enfermedad persisten durante períodos prolongados, después de la infección aguda, incluso en pacientes con enfermedad leve.

JAMA Network Open 4(2):

Autores:
Chu HY

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Washington

Título original:
Sequelae in Adults at 6 Months After COVID-19 Infection

Título en castellano:
Secuelas en Adultos a los 6 Meses de COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.72 páginas impresas en papel A4


Introducción
Muchos pacientes que presentaron enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) tienen síntomas persistentes y deterioro de la calidad de vida relacionada con la salud (HRQoL por su sigla en inglés). En los estudios al respecto se ha prestado especial atención a los pacientes internados por COVID-19 y a los síntomas presentes entre 30 y 90 días después del inicio de la enfermedad. Se ha referido persistencia sintomática hasta 110 días luego de los primeros síntomas. Sin embargo, las secuelas a largo plazo en pacientes ambulatorios no han sido bien caracterizadas.

Pacientes y métodos
El presente estudio longitudinal prospectivo de cohorte en adultos con infección confirmada por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2) se realizó en la Universidad de Washington; se incluyó un grupo de sujetos sanos como grupo control. Para el estudio se siguieron las pautas Strengthening the Reporting of Observational Studies in Epidemiology (STROBE). Se recogió información en el momento de la enfermedad aguda, o de manera retrospectiva en la visita de control a los 30 días. Un total de 234 pacientes con COVID-19 fueron contactados entre agosto y noviembre de 2020, con la finalidad de que completaran un cuestionario de seguimiento entre 3 y 9 meses después del inicio de los síntomas. Sólo se realizó análisis descriptivo, debido al número reducido de pacientes en cada subgrupo.

Resultados
Un total de 177 de 234 pacientes (75.6%; 48 años en promedio; 101 [57.1%] mujeres) con COVID-19 completaron el estudio. Globalmente, 11 pacientes (6.2%) fueron asintomáticos, 150 (84.7%) enfermos tuvieron enfermedad leve y 16 (9.0%) sujetos presentaron enfermedad moderada a grave que motivó internación. La hipertensión arterial fue la comorbilidad más común (23 [13.0%]). El estudio de seguimiento se realizó a una mediana de 169 (31 a 300) días después del inicio de los síntomas, en sujetos con COVID-19, y de 87 (71 a 144) días en 21 sujetos del grupo control. En 17 de 64 pacientes de 18 a 39 años (26.6%), 25 de 83 enfermos (30.1%) de 40 a 64 años y en 13 de 30 pacientes (43.3%) de 65 años o más con COVID-19 se registraron síntomas persistentes. Globalmente, 49 de 150 ambulatorios (32.7%), 5 de 16 enfermos internados (31.3%), y 1 de 21 sujetos sanos (4.8%) en el grupo control refirieron al menos un síntoma persistente. Entre los 31 pacientes con hipertensión arterial o diabetes, 11 (35.5%) tuvieron síntomas persistentes. Los síntomas persistentes más comunes fueron la fatiga (24 de 177 pacientes [13.6%]) y la pérdida del olfato o el gusto (24 pacientes [13.6%]). Globalmente, 23 pacientes (13.0%) refirieron otros síntomas, como niebla cerebral (4 [2.3%]). Un total de 51 pacientes ambulatorios y pacientes internados por COVID-19 (30.7%) refirieron deterioro de la HRQoL, respecto de los valores basales, en comparación con 4 participantes sanos y pacientes asintomáticos (12.5%); 14 pacientes (7.9%) refirieron consecuencias deletéreas sobre el desempeño para las actividades cotidianas, especialmente para las tareas del hogar.

Conclusión
En la presente cohorte de pacientes con COVID-19, en su mayoría sujetos ambulatorios con enfermedad leve, seguidos hasta 9 meses después de la enfermedad aguda, alrededor del 30% refirió síntomas persistentes. En coincidencia con los resultados de trabajos previos, la fatiga fue el síntoma persistente más común, aunque con una frecuencia de 14%, inferior a las cifras referidas en estudios previos (53% a 71%). Alrededor del 30% de los enfermos presentó compromiso de la HRQoL. El presente estudio representa el seguimiento más prolongado, luego de COVID-19. Los hallazgos confirman que las consecuencias de la enfermedad persisten durante períodos prolongados, después de la infección aguda, incluso en pacientes con enfermedad leve.
ua40317

Imprimir esta página
-->