Conceptos Categóricos

HALLAZGOS OCULARES EN LA RESONANCIA MAGNÉTICA EN PACIENTES CON COVID-19 GRAVE

HALLAZGOS OCULARES EN LA RESONANCIA MAGNÉTICA EN PACIENTES CON COVID-19 GRAVE


París, Francia
La enfermedad por coronavirus 2019 puede afectar varios órganos; en el presente estudio se comunican 9 pacientes con anormalidades del globo ocular en la resonancia magnética, en una cohorte multicéntrica de enfermos con COVID-19 grave. Los nódulos hiperintensos en la secuencia FLAIR-WI en el polo posterior del globo ocular y los nódulos en la mácula fueron las anormalidades observadas. Estas lesiones potencialmente graves deben ser detectadas precozmente.

Radiology

Autores:
Lecler A

Institución/es participante/s en la investigación:
Rothschild Foundation Hospital

Título original:
Ocular MRI Findings in Patients with Severe COVID-19: A Retrospective Multicenter Observational Study

Título en castellano:
Hallazgos Oculares en la Resonancia Magnética en Pacientes con COVID-19 Grave: Estudio Retrospectivo Multicéntrico de Observación

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.82 páginas impresas en papel A4


Introducción
La pandemia de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19 por su sigla en inglés), causada por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (Severe Acute Respiratory Syndrome [SARS]-CoV-2), afecta diversos órganos del sistema nervioso central. Se han referido anormalidades oftalmológicas en los pacientes con COVID-19, como conjuntivitis, quemosis, retinopatía y neuritis óptica. También se refirieron alteraciones en la resonancia magnética (RM) de la órbita ocular. En el presente estudio se comunica una serie de pacientes con COVID-19 grave y trastornos del globo ocular en la RM.

Pacientes y métodos
El presente estudio retrospectivo de observación y multicéntrico fue realizado por la French Society of Neuroradiology (SFNR). Se analizaron los datos clínicos y de la RM de pacientes consecutivos con COVID-19 grave sometidos a RM cerebral en 16 hospitales (11 hospitales universitarios y 5 hospitales generales), entre 4 de marzo y 1 de mayo de 2020. La información clínica y oftalmológica se obtuvo de las historias clínicas electrónicas. La infección por SARS-CoV-2 se confirmó por medio de reacción en cadena de la polimerasa por transcriptasa inversa (RT-PCR por su sigla en inglés) en tiempo real  en hisopado nasofaríngeo o muestras del tracto respiratorio inferior o de líquido cefalorraquídeo. Las RM fueron analizadas, de manera enmascarada, por 2 neurorradiólogos con amplia experiencia en estudios por imágenes oftalmológicos.

Resultados



Fueron evaluados 129 pacientes (33% de sexo femenino) de 63 años en promedio. Nueve de estos 129 enfermos (7%; 1 mujer y 8 hombres) presentaron uno o varios nódulos en la región posterior del globo ocular. Dos enfermos (22%) tenían diabetes, 6 pacientes (67%) eran obesos y 2 enfermos (22%) tenían hipertensión arterial. Ocho de los 9 enfermos estaban internados en unidades de cuidados intensivos (UCI) por COVID-19 grave. Todos los enfermos en UCI presentaban síndrome de distrés respiratorio agudo; la mediana del Simplified Acute Physiology Score (SAPS II) fue de 45 (rango intercuartílico [RIC] de 18.5). Todos los pacientes en UCI estaban intubados y recibían oxígeno a flujo alto; 7 habían sido colocados en posición prona y 1 enfermo recibió oxigenación por membrana extracorpórea. Tres enfermos fueron dializados. La mediana de la duración de la internación en UCI fue de 17 (RIC de 7). La RM cerebral se realizó por retraso en la recuperación de la vigilia, a pesar de la interrupción de la sedación en 6 pacientes (67%), por agitación persistente y confusión al salir del coma en 2 enfermos (22%), y por agitación y alucinaciones en 1 enfermo (11%). Los nódulos en el polo posterior del globo ocular fueron hiperintensos en la secuencia FLAIR-WI, isointensos en T1-WI y no presentaron acentuación luego de la inyección de gadolinio. Los 9 pacientes tenían nódulos en la región macular, 8 presentaron  nódulos bilaterales y 2 tuvieron nódulos por fuera de la mácula. Dos pacientes presentaron hiperintensidades difusas en la sustancia blanca en FLAIR-WI y microhemorragias en SWI. Dos enfermos tuvieron lesiones no confluentes multifocales hiperintensas difusas en la sustancia blanca y 1 paciente presentaba múltiples infartos en la región de la cerebral anterior. Un paciente tenía un hematoma frontal y 1 presentaba múltiples microhemorragias en el cuerpo calloso; un paciente tenía acentuación de leptomeninges sin anormalidades parenquimatosas. En 1 paciente, la RM cerebral fue normal. Cinco pacientes tenían líquido en células mastoides; ningún enfermo presentó anormalidades del nervio óptico, del quiasma óptico o del tracto óptico. Un paciente presentó oclusión de la arteria central de la retina en la angiografía con fluoresceína, y 1 enfermo tuvo queratitis del ojo izquierdo.

Conclusión
En el presente estudio, el 7% de los pacientes con COVID-19 grave presentaron uno o varios nódulos en el polo posterior del globo ocular; la incidencia fue similar a la referida en un metanálisis previo, de 5.5%. Los pacientes con COVID-19 grave tendrían más riesgo de presentar trastornos oculares.


ua40317

Imprimir esta página
-->