Conceptos Categóricos

LAS PRÁCTICAS HABITUALES NO DEBEN SER ABOLIDAS EN RECIÉN NACIDOS DE MADRES INFECTADAS POR SARS-COV-2

LAS PRÁCTICAS HABITUALES NO DEBEN SER ABOLIDAS EN RECIÉN NACIDOS DE MADRES INFECTADAS POR SARS-COV-2


Nueva York, EE.UU.
En uno de los epicentros de la pandemia en Nueva York, no se identificó ninguna evidencia clínica de transmisión vertical en recién nacidos de madres infectadas por el SARS-CoV-2, a pesar de que la mayoría de estos comparten alojamiento conjunto y se les recomendó la lactancia materna directa.

JAMA Pediatrics

Autores:
Gyamfi-Bannerman C

Institución/es participante/s en la investigación:
Columbia University Irving Medical Center

Título original:
Outcomes of Neonates Born to Mothers With Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 Infection at a Large Medical Center in New York City

Título en castellano:
Resultados de los Recién Nacidos de Madres Infectadas por el Coronavirus-2 del Síndrome Respiratorio Agudo Grave en un Centro Médico Importante de la Ciudad de Nueva York

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.02 páginas impresas en papel A4
Introducción 
Nueva York ha sido un epicentro de la pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19). Algunos estudios han sugerido la presencia de transmisión vertical, en neonatos con enfermedad respiratoria leve o neumonía de resolución espontánea, por lo que las guías provisionales recomiendan la separación de la madre y el niño, suspender la lactancia materna directa y el baño temprano de estos recién nacidos.  En este documento se presenta la experiencia de un centro médico ubicado en la ciudad de Nueva York, con madres embarazadas infectadas por el coronavirus-2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por su sigla en inglés). Se describe la tasa de transmisión vertical entre los recién nacidos de madres con infección perinatal por SARS-CoV-2, se detallan las prácticas institucionales asociadas con estos resultados, y se informan las características y la evolución clínica de los recién nacidos en el posparto inmediato.

Métodos
Este análisis de cohorte retrospectivo revisó los registros médicos de los datos maternos y neonatales de los 101 recién nacidos de 100 madres positivas o con sospecha de infección por SARS-CoV-2, del 13 de marzo al 24 de abril de 2020. Las pruebas para el SARS-CoV-2 se realizaron utilizando los ensayos de Cobas (Roche Diagnostics) o los de Xpert Xpress (Cepheid). Se admitieron 82 recién nacidos (RN) en guarderías de bebés sanos (WBN, por su sigla en inglés) y 19 RN en unidades de cuidados intensivos neonatales (UCIN), en 2 hospitales afiliados a un gran centro médico académico en Nueva York. Los RN de las WBN compartían la habitación con sus madres, a quienes se les exigía que usaran mascarillas. Se alentó la lactancia materna directa después de una higiene adecuada.

Resultados  
En total, se obtuvieron 141 pruebas de 101 RN (54 niñas [53.5%]) de 0 a 25 días de vida (DOL-0 a DOL-25) (mediana, DOL-1; rango intercuartílico [RIC]: DOL-1 a DOL-3). Dos RN tuvieron resultados indeterminados de la prueba, indicativos de baja carga viral (2%; intervalo de confianza [IC] del 95%: 0.2% a 7%); un RN nunca se sometió a una segunda prueba, pero se mantuvo sano durante el seguimiento, y el otro tuvo resultados negativos en la segunda prueba.  La COVID-19 materna grave o crítica se asoció con mayor edad (mediana de 34 años), mayor frecuencia de diabetes getacional (20%), RN prematuros que nacían una semana antes (mediana de edad gestacional, 37.9 [RIC: 37.1-38.4] frente a 39.1 [RIC: 38.3-40.2] semanas; p  = 0.02) y con los que requirieron de fototerapia (3 de 10 [30%] frente a 6 de 91 [7%]; p = 0.04), en comparación con los RN de madres con COVID-19 asintomática o leve. Cincuenta y cinco RN fueron seguidos en una nueva clínica de seguimiento de RN con COVID-19, de los DOL-3 a los DOL-10, y se mantuvieron bien. Veinte de estos RN, más 3 RN seguidos en otro lugar, tuvieron 32 encuentros no rutinarios documentados, de los DOL-3 a los DOL-25, y ninguno tuvo evidencia de infección por SARS-CoV-2, incluidos 6 con resultados negativos de pruebas nuevas. La incidencia global de transmisión fue del 2% (en 2 RN).

Discusión
En este documento se presenta la serie más grande de RN de madres infectadas o con sospecha de infección por SARS-CoV-2, con tasas bajas de transmisión vertical o perinatal. El pequeño número de madres con COVID-19 grave o crítica en esta cohorte, no transmitió el SARS-CoV-2 a sus RN; aunque nacieron a una edad gestacional más temprana, esto no pareció ser impulsado por la población de UCIN. La enfermedad materna grave a crítica también se asoció con mayor incidencia general de hiperbilirrubinemia que requirió fototerapia en RN en WBN, por razones poco claras. Para los 82 RN en las WBN, se observó la falta de evidencia de transmisión vertical o posnatal, a pesar de que se permitía el alojamiento conjunto de la madre con el RN, se fomentaba el retraso en el baño y se promovía la lactancia materna directa con una higiene adecuada. Se implementó el distanciamiento social, se utilizaron equipos de protección personal y se incentivaron prácticas de higiene de los senos y de las manos; además, se elaboraron materiales educativos para las madres, y se procuraron hospitalizaciones más cortas. Los hallazgos sugieren que las madres positivas para SARS-CoV-2, incluidas aquellas con síntomas clínicos, y sus RN pueden no necesitar ser separados en las WBN. Sin embargo, la separación en la UCIN parece adecuada en consideración de la imposibilidad de alojamiento conjunto, la estructura compartida en la unidad y la falta de datos sobre la COVID-19 en esta población más vulnerable. Por otro lado, la leche materna podría desempeñar un papel protector contra la infección por SARS-CoV-2 del RN. En efecto, la leche materna protege contra numerosos patógenos, la mayoría de los estudios no revela la presencia del SARS-CoV-2 en la leche materna y, además, esta contiene IgA anti-SARS-CoV-2. Asimismo, las secreciones vaginales maternas y el contacto piel con piel están involucrados en el desarrollo de las respuestas inmunogénicas infantiles. Igualmente, el baño retrasado tiene beneficios significativos, como el potencial de aumentar las tasas de lactancia materna exclusiva, a la vez que disminuye las posibilidades de hipotermia e hipoglucemia.

Conclusiones
En este estudio de cohorte, no hubo evidencia de transmisión vertical del SARS-CoV-2 en los primeros 101 RN de madres enfermas o con sospecha de infección por SARS-CoV-2 en un gran centro médico de un epicentro de la pandemia por COVID-19. Esta investigación respalda los beneficios del alojamiento conjunto materno-infantil, el establecimiento de la lactancia materna y el retraso del baño, en los resultados conseguidos en el RN.
ua40317

Imprimir esta página
-->