Conceptos Categóricos

LA REINFECCIÓN POR CORONAVIRUS 2 DEL SÍNDROME RESPIRATORIO AGUDO GRAVE

LA REINFECCIÓN POR CORONAVIRUS 2 DEL SÍNDROME RESPIRATORIO AGUDO GRAVE


Reno, EE.UU.
La exposición previa al coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave podría no garantizar la inmunidad total en todos los casos.

The Lancet Infectious Diseases 1-7

Autores:
Pandori M

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Nevada

Título original:
Genomic Evidence for Reinfection with SARS-CoV-2: a Case Study

Título en castellano:
Pruebas Genómicas de Reinfección por SARS-CoV-2: Un Estudio de Caso

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.76 páginas impresas en papel A4
Introducción
En la actualidad se desconoce el grado de inmunidad protectora conferida por la infección por coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés). Por lo tanto, la posibilidad de reinfección por SARS-CoV-2 no se comprende bien. La infección por SARS-CoV-2 da como resultado la generación de anticuerpos neutralizantes en los pacientes. En estudios de inmunidad a otros coronavirus, la pérdida de inmunidad parece ocurrir en uno a 3 años. Se han publicado informes de eventos de infección secundaria por SARS-CoV-2 en diversas partes del mundo. La comparación genética de los agentes asociados en cada episodio de infección podría determinar sí es el mismo agente el que provoca la reinfección. El objetivo del presente estudio fue describir el caso de un paciente con reinfección por SARS-CoV-2.

Métodos
Se describe el caso de un paciente varón de 25 años residente del condado de Washoe en el estado estadounidense de Nevada que se presentó a las autoridades de salud en 2 ocasiones con síntomas de infección viral (dolor de garganta, tos, dolor de cabeza, náuseas y diarrea), la primera vez en un evento de prueba comunitario en abril de 2020, y la segunda vez en un centro de atención primaria y, posteriormente, en el hospital a fines de mayo y principios de junio de 2020. El paciente no tenía antecedentes de enfermedades subyacentes clínicamente significativas y no se identificaron indicios de inmunidad comprometida. Se obtuvieron muestras nasofaríngeas del paciente en cada presentación y 2 veces durante el seguimiento. La detección de material genético del virus en las muestras nasofaríngeas confirmó la infección por SARS-CoV-2. Se realizó la secuenciación genética del SARS-CoV-2 extraído de los hisopados nasofaríngeos. Los datos de la secuencia se evaluaron mediante 2 metodologías bioinformáticas diferentes. Se utilizó un marcador de repetición en tándem corto para el análisis de fragmentos para confirmar que las muestras de ambas infecciones provenían del mismo individuo. No se evaluó la reacción inmune del paciente in vitro y, por lo tanto, no se pueden sacar conclusiones sobre la duración o el grado de inmunidad.

Resultados
El paciente tuvo 2 pruebas positivas para SARS-CoV-2, la primera el 18 de abril de 2020 y la segunda el 5 de junio de 2020, separadas por 2 pruebas negativas realizadas durante el seguimiento en mayo de 2020. La segunda vez el paciente requirió soporte de oxígeno continuo en el hospital e informó síntomas que incluían mialgia, tos y dificultad para respirar. La radiografía de tórax demostró opacidades intersticiales en parches, bilaterales, sugestivas de neumonía viral o atípica. El análisis genómico de SARS- CoV-2 demostró diferencias genéticamente significativas entre cada variante asociada con cada caso de infección. La segunda infección fue sintomáticamente más grave que la primera. El paciente se recuperó y fue dado de alta del hospital. La reinfección por SARS-CoV-2 ocurrió simultáneamente con un caso positivo en un conviviente (padre), quien también proporcionó una muestra nasofaríngea el 5 de junio de 2020, que resultó positiva para SARS-CoV-2. El caso positivo de convivencia proporciona una posible fuente de exposición secundaria y reinfección del caso descrito en el presente estudio.

Conclusiones
  Los resultados del presente estudio indicarían que la discordancia genética de las 2 muestras de SARS-CoV-2 sería mayor de lo que podría explicarse por la evolución in vivo a corto plazo. Estos hallazgos sugieren que el paciente fue infectado por SARS-CoV-2 en 2 ocasiones distintas por un virus genéticamente distinto. Por lo tanto, la exposición previa al SARS-CoV-2 podría no garantizar la inmunidad total en todos los casos. Todas las personas, ya sean diagnosticadas previamente con enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) o no, deben tomar las mismas precauciones para evitar la infección por SARS-CoV-2. Es necesario seguir trabajando para evaluar las reacciones inmunitarias in vitro después de la reinfección. Las implicaciones de las reinfecciones podrían ser relevantes para el desarrollo y la aplicación de vacunas. Los mecanismos que podrían explicar por qué la infección secundaria fue más grave que la primaria solo se pueden especular. 
ua40317

Imprimir esta página
-->