Conceptos Categóricos

LA INFECCIÓN NOSOCOMIAL POR ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 Y EL RIESGO DE MORTALIDAD

LA INFECCIÓN NOSOCOMIAL POR ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019 Y EL RIESGO DE MORTALIDAD


Cardiff, Reino Unido
Los pacientes que adquieren la enfermedad por coronavirus 2019 en el hospital tendrían menos riesgo de muerte que aquellos que adquieren esta enfermedad en la comunidad.

Journal of Hospital Infection 1-10

Autores:
Hewitt J

Institución/es participante/s en la investigación:
Cardiff University

Título original:
Nosocomial COVID-19 Infection: Examining the Risk of Mortality. The COPE-Nosocomial Study (COVID in Older PEople)

Título en castellano:
La Infección Nosocomial por COVID-19: Examen del Riesgo de Mortalidad. El Estudio COPE-Nosocomial (COVID en Personas Mayores)

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.99 páginas impresas en papel A4
Introducción
Los ingresos hospitalarios por trastornos no causados por la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) habrían disminuido de manera significativa. Se cree que esto puede deberse a la ansiedad del público frente a la posibilidad de adquirir la infección por COVID-19 en el hospital y el consiguiente riesgo de mortalidad. El sello distintivo del coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés) sería su naturaleza altamente contagiosa. Este virus puede permanecer viable e infeccioso en las superficies hasta por 3 días. Su principal modo de transmisión sería a través de gotitas y el contacto cercano con personas con la enfermedad. La incubación se estima en 5 a 7 días, pero esto puede demorar hasta 14 días. Los factores de riesgo para adquirir infección intrahospitalaria por COVID-19 serían > 70 años, inmunosupresión, ingreso a cuidados intensivos, antecedentes de trauma, uso de antibióticos y uso de catéter permanente. Actualmente no hay datos publicados sobre la morbilidad y mortalidad del COVID-19 intrahospitalario frente al adquirido en la comunidad. El objetivo de la presente investigación fu evaluar la carga de la infección intrahospitalaria por COVID-19 y determinar el riesgo de mortalidad de estos sujetos en comparación con aquellos con infección por COVID-19 adquirida en la comunidad.

Métodos
Los datos se obtuvieron del estudio del COVID-19 en personas mayores (COPE, por sus siglas en inglés) que evaluó marcadores clínicos y biomarcadores como indicadores pronósticos de mortalidad. Todos los hospitales se adhirieron a las pautas de control de infecciones y brindaron atención de urgencia y emergencia a pacientes diagnosticados con COVID-19. Los datos se obtuvieron de los pacientes mayores de 18 años ingresados con COVID-19 entre el 27 de febrero y el 28 de abril del 2020. Los criterios de diagnóstico fueron hisopados que confirmaban la presencia de SARS-CoV-2, o un diagnóstico clínico consistente con COVID-19. El resultado primario fue el tiempo hasta la mortalidad por todas las causas (estimado con un cociente de riesgos ajustado [CRa]), y los resultados secundarios fueron la mortalidad del día 7 y el tiempo hasta el alta (duración de la estadía hospitalaria). La fragilidad se midió mediante la Escala de Fragilidad Clínica (EFC) previa a la admisión que representa la fragilidad del paciente 2 semanas antes de la admisión. Las características demográficas y clínicas iniciales se dividieron por mortalidad y ubicación de la infección para describir a los participantes incluidos. Se utilizó un modelo de riesgos proporcionales de Cox multivariable de efectos mixtos, ajustado por datos demográficos y comorbilidades.

Resultados
El estudio COPE incluyó 1564 pacientes de 10 centros hospitalarios de todo el Reino Unido, y uno de Italia. Había 1410 (90.2%) pacientes del Reino Unido y 154 (9.8%) de Italia. La mayoría fueron diagnosticados por pruebas de laboratorio (95.1%) y 64 (4.9%) por diagnóstico clínico. La calidad de los datos fue alta y se obtuvo el conjunto de datos de casos completo para > 97% de los pacientes incluidos. La mediana de edad de los pacientes fue de 74 años y 903 eran varones (57.7%). De todos los episodios hospitalarios de infección por COVID-19, el 12.5% fueron infecciones intrahospitalarias (196/1564) y el 87.5% fueron infecciones adquiridas en la comunidad (1368/1564). La tasa global de mortalidad hospitalaria por COVID-19 fue del 27.2% (425/1564), y varió en los 11 hospitales entre el 12.2% y el 43.9%. La mediana del número de días entre la admisión del paciente y la prueba COVID-19 positiva para la infección intrahospitalaria fue de 32.5 días, y para infección adquirida en la comunidad la mediana fue de 0 días. Al final del período de estudio, el 27.0% de los pacientes con infección intrahospitalaria habían fallecido frente al 27.2% de los pacientes con infección adquirida en la comunidad. La mediana del tiempo de supervivencia en los pacientes con infección intrahospitalaria por COVID-19 fue de 14 días en comparación con 10 días en los pacientes con infección por COVID-19 adquirida en la comunidad. En el análisis primario, la infección intrahospitalaria por COVID-19 se asoció con una menor tasa de mortalidad (CRa: 0.71; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 0.51 a 0.98). La mayor tasa de mortalidad se asoció con: mayor edad, mayor fragilidad, insuficiencia renal y aumento de proteína C-reactiva (PCR). Los resultados secundarios no encontraron diferencias en la mortalidad del día 7 (odds ratio ajustado: 0.79; IC 95%: 0.47 a 1.31), pero los pacientes con infección intrahospitalaria por COVID-19 necesitaron más tiempo en el hospital durante la convalecencia (CRa: 0.49, IC 95%: 0.37 a 0.66). Los factores importantes asociados con la mortalidad del día 7 fueron: mayor edad, aumento de PCR; función renal reducida, enfermedad de las arterias coronarias y aumento de la fragilidad. Las covariables asociadas con una mayor estadía hospitalaria en todos los pacientes fueron: mayor edad, empeoramiento de la fragilidad y elevación de la PCR.

Conclusión
Los resultados del presente estudio indicarían que la minoría de los casos de COVID-19 (12.5%) fueron el resultado de la transmisión intrahospitalaria. Sí bien ninguna infección por COVID-19 viene libre de riesgo, los pacientes que adquirieron la infección en el hospital tendrían menor riesgo de mortalidad en comparación con aquellos que adquirieron esta infección en la comunidad.  Los pacientes con infección intrahospitalaria por COVID-19  experimentaron una estadía hospitalaria más prolongada. Los resultados del presente estudio deben ser interpretados con precaución. 
ua40317