Conceptos Categóricos

LA IMAGENOLOGÍA ABDOMINAL DE PACIENTES CON ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019

LA IMAGENOLOGÍA ABDOMINAL DE PACIENTES CON ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019


Boston, EE.UU.
Las anomalías intestinales, incluida la isquemia y la colestasis serían hallazgos frecuentes en la imagenología abdominal de pacientes hospitalizados con enfermedad por coronavirus 2019.

Radiology 1-20

Autores:
Bhayana R

Institución/es participante/s en la investigación:
Massachusetts General Hospital

Título original:
Abdominal Imaging Findings in COVID-19: Preliminary Observations

Título en castellano:
Los Hallazgos Imagenológicos Abdominales en el COVID-19: Observaciones Preliminares

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.99 páginas impresas en papel A4
Introducción
La enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés) sería provocada por el coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo grave (SARS-CoV-2, por sus siglas en inglés). Los síntomas tempranos de esta enfermedad incluyen fiebre, tos y mialgias o fatiga. Diversos síntomas gastrointestinales (GI) también se han asociado con el COVID-19 y en casos graves se ha observado una lesión hepática de etiología incierta. Además, se ha identificado el SARS-CoV-2 en muestras de heces de una proporción sustancial de pacientes infectados. La enzima convertidora de angiotensina 2 (ECA2), el objetivo del SARS-CoV-2, parecería demostrar su máxima expresión superficial en el pulmón, el intestino delgado y la vasculatura, lo que sugiere que las vísceras abdominales pueden ser susceptibles a lesiones. La gran cantidad de expresión superficial de ECA2 en el tracto gastrointestinal y el epitelio biliar permitirían explicar los síntomas gastrointestinales y la lesión hepática de pacientes con COVID-19. El objetivo del presente estudio fue informar los hallazgos de imagenología abdominal en pacientes con COVID-19.  

Métodos
El presente estudio transversal retrospectivo incluyó pacientes adultos ingresados de manera consecutiva en un centro de atención cuaternaria del 27 de marzo 2020 al 10 de abril 2020 que dieron positivo para SARS-CoV-2. Los pacientes se sometieron a estudios de imagenología abdominales que incluyeron radiografía, ecografía, tomografía axial computarizada (TAC) del abdomen y pelvis, y resonancia magnética nuclear (RMN). Las TAC se realizaron con medio de contraste intravenoso (n: 35) y sin este (n: 7). La ecografía del cuadrante superior derecho (CSD) incluyó la evaluación del hígado, la vesícula biliar, el árbol biliar central y la vena porta. Las radiografías se realizaron en posición supina con una cobertura de exploración que se extendió desde arriba de la cúpula del diafragma hasta debajo de la sínfisis púbica. Se revisaron las imágenes obtenidas y se registraron los hallazgos más destacados. Los registros médicos fueron revisados para obtener los datos clínicos de los pacientes. Se realizaron pruebas estadísticas univariables y análisis de regresión logística. Los valores de p inferiores a 0.05 se consideraron estadísticamente significativos. Todos los análisis estadísticos se realizaron con la versión 3.6.3 del software R.  

Resultados
Se evaluaron un total de 412 pacientes infectados por SARS-CoV2 (promedio de edad: 57 años; 241 varones, 171 mujeres), de los cuales 136 (33%) fueron ingresados en la unidad de cuidados intensivos (UCI). Estos pacientes eran, en promedio, mayores que los otros pacientes hospitalizados (59 frente a 56 años, p = 0.04). La proporción de pacientes que inicialmente presentaron al menos un síntoma GI fue del 34% (n: 142/412), sin diferencias en la proporción entre los ingresados en la UCI y otros pacientes hospitalizados (29% frente a 37%, p = 0.08). Los pacientes fueron seguidos durante un promedio de 16.8 días después del ingreso. Se realizaron 224 estudios de imagenología abdominal (137 radiografías; 44 ecografías; 42 TAC; y una RMN) en 134 pacientes (33%). En total, 72 pacientes (17%) tuvieron al menos un estudio transversal de imagenología abdominal. De los pacientes con imágenes transversales, el 92% (n: 66/72) ingresaron por un diagnóstico de COVID-19, en lugar de por otras razones y posteriormente dieron positivo por SARS-CoV-2. Los estudios de imagenología abdominal se asociaron con la edad (odds ratio [OR]: 1.03 por aumento de año, p: 0.001) y la admisión a la UCI (OR: 17.3, p < 0.001). La imagenología abdominal tendió a ser más probables en pacientes con síntomas GI en la presentación, aunque esto no fue estadísticamente significativo (OR: 1.61, p: 0.09). Las indicaciones más frecuentes para la TAC fueron dolor abdominal (33%) y sepsis (29%). De las ecografías realizadas, la del CSD fue la más frecuente (84%). La mayoría de las ecografías del CSD se realizaron en pacientes de la UCI (86%). La indicación más frecuente para ecografía del CSD fue hallazgos anormales en el laboratorio del hígado (84%). Se observaron anormalidades en la pared intestinal en el 31% de las TAC y se asociaron con la admisión a la UCI (OR: 15.5, p: 0.01). El engrosamiento de la pared intestinal se identificó en el 29% (n: 12/42) de las TAC, e incluyó el engrosamiento del colon/recto (n: 7) y el engrosamiento del intestino delgado (n: 5). La neumatosis o gas venoso portal, que se observó en el 20% de las TAC en pacientes de la UCI (4/20). La correlación quirúrgica (n: 4) reveló una decoloración amarilla inusual del intestino (n: 3) y el infarto intestinal (n: 2). La patología demostró enteritis isquémica con necrosis irregular y trombos de fibrina en arteriolas (n: 2). De las ecografías del CSD, el 54% demostró la vesícula biliar dilatada llena de lodo que sugiere colestasis. Los pacientes con un tubo de colecistostomía colocado (n: 4) tuvieron cultivos bacterianos negativos.  

Conclusión
Según los resultados del presente estudio, las anormalidades intestinales, incluida la isquemia y la colestasis parecerían ser hallazgos frecuentes en las imagenologías abdominales de pacientes hospitalizados con COVID-19. Los pacientes que fueron sometidos a laparotomía a menudo habrían confirmada la isquemia, posiblemente debido a trombosis de vasos pequeños. Se requieren estudios adicionales para aclarar la causa de los hallazgos intestinales en pacientes con COVID-19, en particular el papel de los trombos de vasos pequeños y la coagulopatía en la isquemia intestinal, y para determinar si el SARS-CoV-2 juega un papel directo en la lesión intestinal o vascular.
ua40317