Conceptos Categóricos

PROTOCOLO PARA EL TRATAMIENTO DE LOS PACIENTES RENALES ANTE LA PANDEMIA POR CORONAVIRUS

PROTOCOLO PARA EL TRATAMIENTO DE LOS PACIENTES RENALES ANTE LA PANDEMIA POR CORONAVIRUS


Madrid, España
Los pacientes renales, que requieren diálisis o son receptores de trasplante renal, tienen mayor riesgo de complicaciones si se infectan por COVID-19. La American Society of Nephrology y la European Dialysis and Transplant Association redactaron pautas para la prevención de la infección por coronavirus en esta población y las medidas que se deben tomar en cada caso.

Nefrología 1-5

Autores:
de Sequera Ortiz P, Quiroga Gili B, Macìa Heras M

Institución/es participante/s en la investigación:
Hospital Universitario Infanta Leonor

Título original:
Protocolo de Actuación ante la Epidemia de Enfermedad por Coronavirus en los Pacientes de Diálisis y Trasplantados Renales

Título en castellano:
Protocolo de Acción ante la Epidemia de Enfermedad por Coronavirus en los Pacientes en Diálisis y Trasplantados Renales

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.58 páginas impresas en papel A4
Introducción 
Los pacientes renales, sobre todo aquellos en diálisis o receptores de trasplante renal, son población de riesgo para la enfermedad por coronavirus (COVID-19), y aunque hasta el momento no hay muchos estudios al respecto, la American Society of Nefrology (ASN) y la European Dialysis and Transplant Association (EDTA) redactaron pautas a las que les anexaron información de las recomendaciones de prevención frente al virus para pacientes con inmunosupresión realizadas por La Sociedad Española de Inmunología y la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica.  

Justificación del protocolo
Tanto los pacientes en diálisis como los receptores de trasplante renal se consideran población inmunosuprimida y tienen mayor riesgo de complicaciones en caso de infectarse por el nuevo coronavirus. Además, los individuos en hemodiálisis deben presentarse 2 a 6 veces por semana en los lugares de tratamiento en donde están expuestos al contagio; asimismo sucede con los pacientes postrasplante que requieren visitas de seguimiento regulares y, además, toman medicamentos inmnosupresores. Desde el punto de vista epidemiológico, las unidades de diálisis requieren especial consideración durante la pandemia.   

Definición de caso 
Al momento de realizar este protocolo se consideraban casos en investigación de COVID-19 aquellos que cumplan alguno de los siguientes criterios: A. Cualquier persona con un cuadro clínico compatible con infección respiratoria aguda (inicio súbito de cualquiera de los siguientes síntomas: tos, fiebre, disnea) de cualquier gravedad y que en los 14 días previos al inicio de los síntomas cumpliera cualquiera de los siguientes criterios epidemiológicos: 1. Antecedente de residencia o viaje a áreas con evidencia de transmisión comunitaria: España, Italia, Francia, Alemania, China, Corea del Sur, Japón, Singapur, Irán. Las áreas han cambiado y se debe revisar su actualización en la página de la Organización Mundial de la Salud (OMS).  2. Antecedente de contacto estrecho con un caso probable o confirmado. B. Cualquier persona que se encuentre hospitalizada por una infección respiratoria aguda con criterios de gravedad (neumonía, síndrome de dificultad respiratoria agudo [SDRA], falla multiorgánica, shock séptico, ingreso en unidad de cuidados intensivos [UTI] o fallecimiento) en la que se hayan descartado otras posibles etiologías infecciosas que puedan justificar el cuadro (resultados negativos, como mínimo, para un panel de virus respiratorios, incluido influenza). C. Cualquier persona atendida en guardia o que se encuentre hospitalizada, y presente signos y síntomas de infección respiratoria aguda de vías bajas, y uno de los siguientes hallazgos radiológicos: • Infiltrados bilaterales con patrón intersticial o en vidrio esmerilado, o infiltrados pulmonares bilaterales alveolares compatibles con SDRA. • Infiltrado unilateral multilobar con sospecha de etiología viral. Se considera contacto estrecho cualquier persona que haya brindado cuidados a un caso probable o confirmado mientras el caso presentaba síntomas; cualquier individuo que haya estado en el mismo lugar que un caso probable o confirmado mientras el caso presentaba síntomas, a una distancia menor de 2 m (ej., convivientes, visitas, entre otros); a los pasajeros de un avión situados en un radio de 2 asientos alrededor de un caso probable o confirmado mientras el caso presentaba síntomas y a la tripulación que haya tenido contacto con dicho caso.  

Recomendaciones para pacientes en hemodiálisis, diálisis peritoneal y receptores de trasplante renal
En el domicilio y la vida cotidiana Compartir con los pacientes la información sobre COVID-19 y sus síntomas. Si el paciente presenta algún síntoma, no debe asistir a consulta ni diálisis sin previo aviso telefónico. Si un paciente se pone en contacto se recomienda: • No acudir a la Unidad de Hemodiálisis o consulta hospitalaria usando el transporte colectivo si tiene síntomas. • Si va a recibir el tratamiento de hemodiálisis, antes de salir de casa debe hacer un lavado de la fístula arteriovenosa para diálisis (FAV). • Permanecer en casa en las zonas con mayor prevalencia de infección. Los pacientes en diálisis solo saldrán para las sesiones de diálisis portando un barbijo. • No utilizar el trasporte público. • Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos 20 s, o bien con un desinfectante para manos a base de alcohol. Evitar tocarse los ojos, la nariz y la boca antes de lavarse las manos. • Debe realizarse la limpieza habitual de las superficies de la casa/oficina regularmente. No compartir elementos personales. • Evitar el contacto o mantener una distancia de, al menos, 2 m con personas que padecen síntomas de infección respiratoria y no compartir con ellas las pertenencias personales. • Ventilar los ambientes con aire fresco, abrir las ventanas, sin generar cambios bruscos en las temperaturas. • En áreas de transmisión comunitaria utilizar barbijos para salir de casa. • El uso de máscaras faciales es obligatorio para los trabajadores de la salud y para las personas que cuidan a alguien afectado en entornos cercanos. • Evitar las aglomeraciones. • Evitar el consumo de tabaco y alcohol ya que debilitan aún más el sistema inmunitario.  Los casos sospechosos deben mantenerse, dentro de lo posible, lo más aislados físicamente del resto de los ocupantes de la vivienda. La situación ideal sería en una habitación de uso exclusivo, con desinfección constante de mesas de luz, superficies del baño, picaportes, teléfonos, entre otras. Se puede utilizar una solución de 1 l de agua con 10 ml de lejía (hipoclorito sódico al 1% para la limpieza de superficies).   En casos sospechosos en la Unidad de Hemodiálisis y como medida de prevención general • Colocar dispositivos de solución hidroalcohólica automáticos en la sala de espera de los pacientes y capacitarlos para su buen uso. • Activar triage preventivo a la llegada de los pacientes (sintomatología y temperatura). • Organizar el traslado de los pacientes sospechosos en ambulancia individual o en vehículo propio si es posible. • Evitar la permanencia de los casos sospechosos en la sala de espera mediante un ajuste del horario de la sesión. • En las unidades que dispongan de salas aisladas físicamente con un circuito de entrada independiente, serán las que se utilizarán para las sesiones de hemodiálisis de los pacientes sospechosos o contagiados. • La diálisis de estos pacientes se realizará preferiblemente en habitaciones o box, si se disponen, en condiciones de aislamiento de contacto y gotas. • En las unidades que no dispongan de salas aisladas, los pacientes infectados o sospechosos se dializarán en una parte de la sala general de crónicos, fuera de las zonas de paso, con una distancia > 2 m entre paciente y paciente. • Si se dializan varios pacientes sospechosos o infectados por COVID-19, estos se ubicarán en puestos próximos y serán tratados por el mismo personal. • Se avisará a los responsables de enfermedades infecciosas del centro hospitalario. • Estos pacientes serán atendidos por personal exclusivo, con el equipo de protección personal (EPP). • El material que se prevea necesario para la sesión de hemodiálisis se preparará con anterioridad a la sesión y quedará al lado del monitor de diálisis. • Se utilizará, en la medida de lo posible, material desechable, y el material no desechable, como aparatos de presión arterial, pulsoxímetros, bombas de infusión, entre otros, se desinfectará adecuadamente. • Se reforzará la higiene ambiental con desinfección de la sala antes de la sesión de diálisis y luego de esta. • La máquina de hemodiálisis utilizada en un caso sospechoso o confirmado podrá ser empleada a continuación para otro paciente, mediante una adecuada desinfección externa con hipoclorito de sodio. Es deseable que se programen estas sesiones, si es posible en el último turno.   En casos sospechosos en la Unidad de Diálisis Peritoneal • Valoración individualizada de cada caso. Si el paciente no requiere asistencia sanitaria se pospondrá la revisión o el procedimiento y se le darán las instrucciones pertinentes. • Si requiere asistencia, se organizará previamente el traslado de los pacientes sospechosos en ambulancia individual o en vehículo propio, si es posible. • Estos pacientes no deben permanecer en la sala de espera. Se trasladarán inmediatamente al sitio habilitado.  • Desinfección de sala antes del procedimiento y luego de este. • Atención por personal exclusivo.   En casos sospechosos en la Unidad de Trasplante Renal • Contacto telefónico con la Unidad de Trasplante/Servicio de Nefrología y, según los síntomas, se recomendará evaluación en domicilio o en el lugar de atención dependiendo de la organización de cada centro. En todos los casos se indicará “aislamiento de contacto y por gotas”, mientras dure la atención clínica al paciente.
ua40317