Conceptos Categóricos

LA TELEMEDICINA EN RESPUESTA A LA PANDEMIA DE ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019

LA TELEMEDICINA EN RESPUESTA A LA PANDEMIA DE ENFERMEDAD POR CORONAVIRUS 2019


London, Reino Unido
La pandemia de coronavirus 2019 habría provocado que los médicos y los sistemas de salud de todo el mundo adopten enfoques de tratamiento virtuales que eviten la necesidad de reuniones físicas entre pacientes y profesionales de salud.

The Lancet 395(10231):1180-1181

Autores:
Webster P

Institución/es participante/s en la investigación:
The Lancet

Título original:
Virtual health care in the era of COVID-19

Título en castellano:
La Atención Médica Virtual en la Era del COVID-19

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
1.92 páginas impresas en papel A4
Ante el aumento repentino en los casos de enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19, por sus siglas en inglés), tanto los médicos como los sistemas de salud de todo el mundo estarían adoptando enfoques de tratamiento virtuales que eviten la necesidad de reuniones físicas entre pacientes y profesionales de salud. Sin embargo, numerosos médicos están mirando esto con cautela. Se calcula que en la actualidad la mayoría de las consultas de pacientes en los Estados Unidos se realizarían de manera virtual, lo que estaría provocando una transformación importante en la historia de la atención médica. Se desconoce si estas medidas se mantendrán vigentes una vez que finalice la pandemia. En China, se aconsejó a los pacientes que buscaran atención médica en línea en lugar de en persona después de que la pandemia de COVID-19 surgiera por primera vez en Wuhan en diciembre. La transformación de la atención virtual de China se desencadenó cuando la agencia nacional de seguros de salud del país acordó pagar las consultas de atención virtual porque los hospitales y las clínicas estaban llenos. La implementación de estas tecnologías permitió que los médicos realicen más de 100 consultas por día, lo que sería un aumento significativo en el número de casos diarios que manejaban en persona antes de la pandemia. Siguiendo el ejemplo de China, el 30 de marzo en los Estados Unidos se emitieron numerosas exenciones regulatorias temporales y nuevas reglas para equipar al sistema de salud estadounidense con la máxima flexibilidad para responder a la pandemia de COVID-19. Estas medidas permitirán que se presten más de 80 servicios adicionales mediante telemedicina. Los cambios regulatorios temporales asegurarían que los pacientes tengan acceso a la salud mientras permanecen seguros en sus hogares. Según especialistas no habría mucha preparación en la atención médica virtual. Las barreras regulatorias interestatales habrían impedían que se implemente la telemedicina antes de la pandemia.   En Canadá se están tomando medidas para eliminar las barreras profesionales reguladoras y hegemónicas, con el objetivo de implementar tecnologías virtuales de atención médica tan rápido como sea posible. Hay que tener en cuenta que la repentina carrera hacia la virtualización podría disminuir la calidad de la atención clínica. A pesar de sus ventajas, la telemedicina nunca será igual que un examen físico con todas las cualidades humanas de juicio y comunicación.  En el Reino Unido se habría implementando medidas similares a las de otros países y se calcula que en últimas 2 semanas el uso de atención médica virtual habría aumentado de manera exponencial. Tanto los pacientes como los médicos estarían entusiasmados en el uso de la telemedicina. La relación riesgo-beneficio para la atención médica virtual habría cambiado enormemente y todos los trámites burocráticos se habrían reducido de repente. En Italia, a pesar de que las pautas nacionales de telemedicina datan de 2018, la pandemia de COVID-19 provocó un aumento en la demanda de atención médica virtual. Sin embargo, numerosos hospitales italianos carecen del hardware y los recursos técnicos necesarios, además el burnout es una preocupación para el personal que presta atención medica virtual. Especialistas indican que habría que aumentar las capacidades de telemedicina, pero para la mayoría de los hospitales en Italia esto sería un problema debido a no solo a la falta de hardware sino también a la capacidad de ancho de banda insuficiente. En países como la India donde estaba visto con malos ojos la telemedicina, de repente los médicos desean la atención médica virtual. El acceso a la atención médica virtual sería mucho más fácil dentro de los sistemas de atención médica financiados con fondos públicos de la India que entre los proveedores privados. Sin embargo, a medida que aumenta la respuesta de la India al COVID-19, numerosos médicos privados brindan consultas virtuales de forma gratuita. Para acelerar la transformación, el gobierno indio está copiando las tácticas de China al lanzar un conjunto de aplicaciones recientemente desarrolladas que utilizan plataformas de mensajería instantánea. Los chinos tendrían una plataforma de mensajería más adecuada para alojar aplicaciones virtuales de atención médica. En África, los proveedores de atención médica aún no se han unido a la fiebre mundial en masa de implementar estrategias virtuales al sistema de salud. La excepción sería Sudáfrica donde las tecnologías de salud digital se estarían adoptando a un ritmo enorme en respuesta al COVID-19. Con el uso del teléfono móvil actualmente omnipresente en todo el mundo, las barreras tecnológicas para la adopción de la atención médica virtual serían fácilmente superables, incluso en los entornos con menos recursos. Independientemente del lugar en el mundo en el que una persona se encuentre, todo lo que se necesita para el encuentro clínico sería un teléfono móvil y una conexión que me permita hablar con un médico. No sería necesaria una infraestructura más sofisticada que esta.    Las barreras regulatorias que han frenado la atención médica virtual durante todas estas décadas nunca habrían sido justificables. La pandemia de COVID-19 sería una oportunidad para eliminar todas estas barreras. 
ua40317