Conceptos Categóricos

EL TRATAMIENTO CON LEVETIRACETAM SE ASOCIA CON MEJORÍAS COGNITIVAS EN LA EPILEPSIA BENIGNA CON ESPIGAS CENTROTEMPORALES

Resúmenes amplios

EL TRATAMIENTO CON LEVETIRACETAM SE ASOCIA CON MEJORÍAS COGNITIVAS EN LA EPILEPSIA BENIGNA CON ESPIGAS CENTROTEMPORALES


Salerno, Italia
En este trabajo retrospectivo, los autores analizaron diferentes índices vinculados con la inteligencia y aptitudes intelectuales en niños y adolescentes con epilepsia benigna con espigas centrotemporales tratados con levetiracetam como único fármaco durante dos años.

Epilepsy & Behavior 97187-191

Autores:
Operto FF, Pastorino GMG, Verrotti A

Institución/es participante/s en la investigación:
University of Salerno

Título original:
Cognitive Profile in BECTS Treated with Levetiracetam: A 2-year Follow-up

Título en castellano:
Perfil Cognitivo en la Epilepsia Benigna con Espigas Centrotemporales Tratada con Levetiracetam: Seguimiento de Dos Años.

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.19 páginas impresas en papel A4
Introducción
La epilepsia benigna con espigas centrotemporales (EBECT) es un trastorno neurológico con una incidencia de entre 6.2 y 21 casos por cada 100 000 niños menores de 15 años. Dado el perfil de seguridad, tolerabilidad y farmacocinético del levetiracetam, el fármaco, administrado como monoterapia, es considerado una alterativa favorable en pacientes pediátricos con epilepsia.  Dado que se han efectuado escasos trabajos acerca del efecto del levetiracetam sobre el perfil cognitivo a través de pruebas estandarizadas en niños, los autores decidieron realizar un estudio retrospectivo y observacional para evaluar los cambios en el perfil cognitivo de pacientes pediátricos con EBECT tratados con monoterapia con levetiracetam durante 24 meses.

Material y métodos
Se incluyeron 20 niños y adolescentes de entre 8 y 14 años, con un valor en el cociente intelectual total (total intelligence quotient, TIQ) dentro de los parámetros normales (≥ 70) según la Cuarta Edición de la Escala de Inteligencia de la Infancia de Wechsler (WISC-IV), diagnóstico de EBECT efectuado de acuerdo con las características del electroencefalograma y la presentación clínica de las convulsiones, y en tratamiento con levetiracetam como único fármaco durante 24 meses, con un buen control de los episodios convulsivos, definido como la reducción ≥ 75% luego de la introducción del fármaco. Una vez alcanzada la dosis terapéutica, la cual se individualizó sobre la base del control de las convulsiones y la tolerabilidad al fármaco, no se modificó ni se agregaron otros medicamentos antiepilépticos. No se incluyeron pacientes con formas atípicas de EBECT, encefalopatía epiléptica con espigas y ondas continuas durante el sueño, con síndrome de Landau–Kleffner u otros trastornos neurológicos como parálisis cerebral, enfermedades neurodegenerativas, migraña, deterioro intelectual, enfermedades cardíacas, renales, metabólicas o hepáticas. Se conformó un grupo control que incluyó diez niños con trastornos específicos del aprendizaje y con un puntaje en el TIQ ≥ 70, emparejados por edad y sexo, con trazados normales en el electroencefalograma y sin enfermedades que pudiesen interferir con el rendimiento cognitivo. El perfil intelectual se valoró con el uso de la WISC-IV antes del inicio del tratamiento con levetiracetam y a los 24 meses posteriores, y mediante sus diferentes subescalas se calcularon diversos índices, como los que evaluaron habilidades verbales y del lenguaje (Verbal Understanding Index [VUI]), razonamiento no verbal y fluidez (Perceptual Reasoning Index [PRI]), atención auditiva y memoria funcional (Work Memory Index [WMI]), y atención selectiva y velocidad de procesamiento de la información visual (Processing Speed Index [PSI]). El análisis estadístico incluyó la prueba de la t de Student en muestras pareadas e individuales para detectar diferencias entre la media de los puntajes de los índices, y se consideró significativo un valor de p < 0.05.

Resultados
La media de edad (± desviación estándar [DE]) de los pacientes y los controles resultó de 10.3 ± 1.78 y de 11 ± 1.4 (p = 0.289), respectivamente, sin hallarse diferencias significativas entre los grupos participantes en relación con el sexo (p = 0.231), nivel de educación materna ni en la media del valor del TIQ al inicio del estudio (p = 0.809). Entre el inicio y los dos años de tratamiento con levetiracetam, se observaron diferencias significativas en la media de los valores del TIQ (102.30 ± 7.87 frente a 104.70 ± 7.86; p = 0.0001) y en las de todos los subíndices evaluados, al determinarse una mejoría del VCI (de 100.85 ± 8.59 a 102.50 ± 8.28; p = 0.0358); del PRI (de 103.90 ± 8.57 a 105.20 ± 8.67, p = 0.0469), del WMI (de 101.95 ± 7.86 a 103.45 ± 6.69, p = 0.0467) y del PSI (de 101.50 ± 7.94 a 102.85 ± 7.25, p = 0.0351) en los niños y adolescentes con EBECT, mientras que en el grupo control, la media del valor del TIQ y aquella de los subíndices de la WISC-IV no presentaron cambios estadísticamente significativos. Figura 1 Figura 2

Discusión y conclusión
El análisis de los datos del trabajo, explican los autores, reveló una mejoría significativa en el perfil cognitivo global, en la comprensión verbal, el razonamiento perceptual, la memoria de atención y la velocidad de procesamiento en los pacientes tratados con levetiracetam, mientras que en el grupo control, estas variables permanecieron sin cambios. Estos resultados, añaden, son congruentes con los de un estudio controlado y aleatorizado de 2009 en el cual, luego de 12 semanas de seguimiento, no se determinaron diferencias significativas en parámetros cognitivos entre 46 niños con epilepsia focal que recibieron levetiracetam como agregado a su tratamiento y 27 que fueron asignados a placebo según la prueba de Leiter-R, y con los de un trabajo publicado en 2012, de diseño abierto, en el que se determinó un perfil cognitivo estable luego de 48 semanas de empleo de levetiracetam como agregado a la terapéutica en 103 niños y adolescentes de entre 4 y 16 años. Asimismo, las habilidades verbales, evaluadas a través del subíndice VUI, mejoraron en los pacientes que estudiaron, información que concuerda con un trabajo de 2007 en el cual los autores supusieron que el empleo de derivados del piracetam podría ejercer un papel en el metabolismo de las áreas corticales responsables del lenguaje y la atención. Además, explican que detectaron una mejoría en el desempeño de funciones ejecutoras, como la memoria de atención, la atención selectiva y la velocidad de procesamiento, resultados que confirman la información aportada por estudios previos realizados en pacientes adultos. En una investigación de 2012, se observó que la mejoría en el perfil cognitivo luego de la introducción de levetiracetam se relacionó con los cambios electroencefalográficos inducidos por el fármaco, como la reducción de bandas delta y theta y el incremento de las bandas A2 y B2 en algunas regiones corticales específicas, aunque los autores mencionan que en su trabajo estos datos no se pudieron confirmar al no efectuarse un análisis espectral de los trazados de los pacientes. Es conclusión de los autores que los resultados del estudio sugieren que el levetiracetam no afecta de manera negativa el perfil cognitivo de niños y adolescentes con EBECT, y que algunas habilidades pueden incluso mejorar, aunque estos datos necesitan ser sometidos a verificaciones adicionales. Además, dada la estrecha relación entre el desempeño escolar, las capacidades sociales y las funciones de adaptación, podría resultar útil la consideración de estos factores durante la elección de un fármaco antiepiléptico para la mejoría en la calidad de vida.
ua40317

Imprimir esta página
-->