Ayuda
alt
Salud al margen
Historia con Salud
 

El gobernante de Buenos Aires receta a su amigo Facundo Quiroga

La conspiración de los médicos en tiempos de Stalin

Para el jefe de los comunistas rusos, la muerte de un millón de personas era un tema de estadísticas. La persecución y fusilamiento de los médicos vinculados a Stalin, es uno de los tantos tristes capítulos que empañaron la historia de la revolución rusa.

   
   

El dictador ruso Joseph Stalin (1879-1953) utilizó métodos de persecución en masa que alguna envidia causaría a su competidor Adolf Hitler, aliado y enemigo. El perdedor de la II Guerra Mundial europea, fue condenado por sus bárbaros asesinatos; el célebre ruso,
en cambio, gozó del prestigio que muchos intelectuales supieron promover entre las clases cultas de la época.

En el otoño de 1952, Stalin volvió a Moscú luego de haberse tomado unas vacaciones en Sochi, en la costa este del Mar Negro. En ese momento no se sentía muy bien, tenía mareos y ya no era dueño de la energía que antes lo había impulsado a llegar al poder de la Unión Soviética. Estaba pálido, demostraba la edad que tenía y sufría de una severa hipertensión. En ese entonces, el médico personal del dictador era el Profesor Vladimir N. Vinogradov, un reconocido especialista dentro de la clase dirigente en su país. Este hombre, de 71 años, examinó a Stalin y decidió que su condición estaba tan deteriorada que debía dejar de trabajar por un tiempo. La reacción de Stalin fue sorprendente: en un ataque de furia lo despidió.

Al poco tiempo de la violenta consulta, Stalin recibió una carta de la doctora Lidia Timashuk, una especialista que trabajaba en el policlínico del Kremlin, pero desconocida para él. En la carta acusaba a al Profesor Vinogradov y a ocho distinguidos colegas de conspirar para acortar la vida de activos miembros públicos, a través de un tratamiento médico saboteado.

Stalin, inmediatamente, ordenó el arresto de los nueve doctores que deberían ser interrogados hasta que confesaran. Algunos serían encadenados y golpeados hasta admitir sus crímenes, cosa que finalmente sucedió. Dos de ellos murieron en el intertanto.

Stalin se vanagloriaba de su inteligencia al descubrir los enemigos del país, de haber salvado su pueblo de la ingenuidad de sus ministros, etc. El “complot” de los doctores salió a la luz pública en el diario Pravda, y fue un hecho explosivo debido a que seis de los nueve especialistas involucrados eran judíos. Tomando en cuenta que el antisemitismo era una práctica arraigada en el Kremlin: “Una sola muerte es un incidente de consecuencia, pero la muerte de un millón de personas es un tema de estadísticas”, explicó.

Fuente : "An Alarming History of Famous and Difficult Patients",
de Richard Gordon. Marzo 1997
ST. Martin's Press
El texto del libro fue extraído del sitio

http://www.amiralmed.com/Anecdotas_históricas/stalin.htm

«Joseph Stalin»
Joseph Stalin


Formulario de Suscripción

anterior.gif (1015 bytes)


Bienvenidos a siicsalud

Acerca de SIIC     Estructura de SIIC

Sociedad Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
Av. Belgrano 430, (C1092AAR), ciudad de Buenos Aires, Argentina
Tel: +54 11 4342 4901
Casilla de Correo 2568, (C1000WAZ) Correo Central, ciudad de Buenos Aires
Copyright siicsalud© 1997-2017, Sociedad  Iberoamericana de Información Científica (SIIC)
ISSN siicsalud: 1667-9008
ua4711
Mensajes a SIIC