Conceptos Categóricos

Resúmenes amplios

TRATAMIENTO CON ARMODAFINILO EN EL TRASTORNO DE SUEñO POR TURNOS DE TRABAJO


Detroit, EE.UU.
El uso de 150 mg de armodafinilo mejora significativamente la alerta, el rendimiento de la conducción vehicular y la creatividad en individuos con diagnóstico de trastorno de sueño por turnos de trabajo, en comparación con placebo.

Sleep 37(12):1987-1994

Autores:
Drake C, Gumenyuk V, Roth T, Howard R

Institución/es participante/s en la investigación:
Henry Ford Health System

Título original:
Effects of Armodafinil on Simulated Driveing and Alertness in Shift work Disorder

Título en castellano:
Efectos del Armodafinilo sobre la Conducción Vehicular Simulada y la Alerta en el Trastorno de Sueño por Turnos de Trabajo

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.66 páginas impresas en papel A4
 

Introducción
Se estima que el 17% de los trabajadores estadounidenses debe realizar turnos laborales que requieren mantener el estado de alerta durante la noche, en momentos normalmente reservados para el sueño, y estos individuos están expuestos a cambios en el ritmo circadiano y la homeostasis. Los trabajos en turnos nocturnos se han asociado con efectos negativos sobre la salud, la productividad y la seguridad, y en ámbitos como la conducción vehicular, se relacionaron con mayor riesgo de accidentes (especialmente cuando los trabajadores no son capaces de reacomodar su ritmo circadiano interno a estos horarios). Es importante mitigar este riesgo en individuos que deben mantener la alerta para optimizar su rendimiento y la seguridad de sus tareas. Existen pruebas de estudios comunitarios y de laboratorios de simulación de que el riesgo de accidentes en individuos que vuelven a sus hogares luego de turnos nocturnos es alto, especialmente cuando regresan por la mañana y tras varios turnos consecutivos por la noche (como en el caso de las enfermeras, en quienes el riesgo es ocho veces mayor en comparación con las que trabajan de día). La productividad, el aprendizaje y el rendimiento laboral también son menores en los turnos nocturnos, incluso desde el primero de una serie de turnos múltiples. Se han descrito déficits cognitivos específicos asociados con este tipo de turnos: alteraciones en la memoria sensorial y la función de la atención, y menor creatividad. Se han diseñado distintos tratamientos para mejorar la somnolencia excesiva asociada con el trabajo nocturno, como la exposición adecuada a la luz brillante, cuyo objetivo es alinear nuevamente el ritmo circadiano con los turnos laborales. El objetivo de los tratamientos farmacológicos en este contexto es contrarrestar los efectos negativos del trastorno de sueño por turnos de trabajo (TSTT) sobre la seguridad y la productividad; algunos de los compuestos utilizados son el metilfenidato, la cafeína, las anfetaminas y el modafinilo. Estos fármacos se vincularon con mejores resultados en simuladores de conducción vehicular y mejor rendimiento en la práctica real, pero en general los estudios incluyeron trabajadores diurnos con trastornos del sueño, como la apnea obstructiva y los expuestos a privación del sueño. El armodafinilo es un isómero del modafinilo aprobado para el tratamiento del TSTT que mejora la alerta, la memoria y la atención en individuos con este cuadro, y es probable que mejore el rendimiento de la conducción vehicular al finalizar los turnos nocturnos (incluido el regreso al hogar). El objetivo del presente estudio fue evaluar los efectos de 150 mg de armodafinilo sobre estas funciones, en una muestra de trabajadores nocturnos con TSTT, y analizar la función cognitiva y la somnolencia de estos sujetos durante su actividad laboral.  

Métodos
Se incluyeron 20 individuos de 27 a 55 años (media de 42.7 + 8.7 años), de los cuales 17 eran mujeres, de centros urbanos grandes, que realizaran al menos 5 turnos nocturnos cada mes, con > 6 horas de trabajo entre las 10 de la noche y las 8 de la mañana. En los sujetos incluidos debía constatarse TSTT, diagnosticado mediante criterios de la segunda edición de la International Classification of Sleep Disorders, con síntomas de somnolencia excesiva y puntajes > 10 en la escala de somnolencia de Epworth. Se excluyeron los individuos con otros trastornos médicos del sueño (incluida la apnea del sueño) o enfermedades psiquiátricas, las embarazadas, los adictos a las drogas, los tratados con fármacos que actuaran sobre el sistema nervioso central, quienes fumaran más de 10 cigarrillos diarios y quienes consumieran más de 500 mg diarios de cafeína. Se realizaron exámenes físicos y se registró la historia cínica médica y relacionada con el sueño; se solicitó a los participantes que completaran diarios sobre el sueño durante 2 semanas. Los participantes fueron aleatorizados en un protocolo a doble ciego, controlado con placebo, en el que realizaron dos pruebas de laboratorio de toda la noche (desde las 21.30 h y durante 12 horas) en un centro de investigaciones sobre el sueño. Se expuso a los individuos a luz durante toda la noche (tras 3 noches consecutivas de turnos nocturnos), se solicitó que no consumieran alcohol o cafeína durante las 24 horas previas y se realizaron pruebas de electroencefalografía, electrooculografía y electromiografía para asegurar la vigilia durante toda la prueba. Se administró armodafinilo o bien placebo a las 23.45 h, y se realizaron pruebas de simulación de la conducción vehicular en la autopista durante 30 minutos tras 3.25, 5.25, 7.25 y 9.25 horas de la administración del comprimido. Se registró el número de veces en el que los sujetos se desviaban del centro de la mano derecha de la autopista simulada y las salidas del camino indicado, y se solicitó a los participantes que evaluaran su propio rendimiento para la conducción en cuestionarios de dos ítems completados luego de cada sesión: debían asignar un puntaje de 1 a 7 de acuerdo a qué tan seguros se sentían para conducir en ese momento (de menor a mayor seguridad, respectivamente) y si conducirían en ese momento un vehículo hasta sus hogares durante 30 minutos o no. Se utilizó el Multiple sleep latency test (MSLT) para valorar en forma objetiva la somnolencia, con siestas programadas tras 1.75, 3.75, 5.75 y 7.75 horas de la administración de los comprimidos. Se apagó la luz antes de cada siesta, y se permitió que los individuos intentaran conciliar el sueño durante 20 minutos; fueron despertados inmediatamente cuando se constatara que dormían y se registró el tiempo que tardaban en hacerlo. Se utilizó la Karolinska Sleepiness Scale para valorar subjetivamente el sueño a las 22.00 h y tras 0.75, 2.75, 4.9, 6.75 y 8.75 horas de la ingesta de los comprimidos. Se evaluó el rendimiento cognitivo mediante la Digit Symbol Substitution Task a las 22.30 y las 23.00 h y tras 1.25, 4.9, 6.25 y 8.75 horas de la intervención, y se utilizó el Remote Associates Test para analizar la creatividad de los participantes a las 4.00 h. Para el análisis estadístico se utilizó análisis de varianza, la prueba de chi al cuadrado y la de McNemar.  

Resultados
El uso de armodafinilo se asoció con mejoría en el rendimiento de la conducción vehicular, evaluado según las desviaciones laterales en la simulación y las salidas del camino, en comparación con placebo (p < 0.001 y p = 0.01, respectivamente), sin efectos significativos del tiempo (p = 0.08) ni interacciones entre estas medidas (p = 0.71). El efecto del fármaco sobre las primeras dos mediciones fue significativamente superior del placebo, incluso en la última prueba (a las 9.30 h); en cuanto a las desviaciones laterales, la diferencia fue significativa, además, a las 5.30 y 7.30 h. Se observó que el armodafinilo mejoraba los puntajes de conducción segura de los individuos, si bien éstos se reducían progresivamente durante la noche (este fenómeno se observó tanto en los tratados con el fármaco como en quienes recibieron placebo). No se observaron diferencias entre los grupos en cuanto a la pregunta sobre si conducirían durante 30 minutos (p > 0.05). El uso de armodafinilo se asoció con mayores puntajes de MSLT en comparación con placebo (5.97 + 5.0 minutos adicionales en los tratados: 9.7 + 5.2 contra 3.7 + 0.6, respectivamente, p < 0.001), y se observó un efecto considerable del fármaco y del tiempo, sin interacción entre ambos factores. El armodafinilo fue eficaz para mejorar este parámetro de sueño en todos los momentos evaluados (p < 0.01). En cuanto a la prueba de Karolinska, se halló un efecto importante del fármaco y del tiempo, además de la interacción entre ambos; no se observó una diferencia significativa tras 45 minutos de la intervención, pero sí en los 4 momentos posteriores. En la prueba cognitiva no se detectaron diferencias significativas en el rendimiento basal, y no hubo efectos del fármaco (la diferencia con respecto al placebo no fue significativa en ninguna de las evaluaciones, excepto por mejores resultados en los tratados con el fármaco tras 6.25 horas de la intervención) o el momento, pero sí una interacción significativa entre estos dos factores (p = 0.002). El uso de armodafinilo se asoció con una mejoría significativa en la prueba de creatividad con respecto a la administración de placebo (p = 0.001), incluso cuando se ajustaron los resultados por el rendimiento cognitivo.  

Discusión y conclusiones
Los resultados del presente estudio indican que, en individuos con TSTT, el uso de 150 mg de armodafinilo mejora significativamente el rendimiento en pruebas de simulación de conducción vehicular durante turnos nocturnos, con mejores niveles objetivos y subjetivos de alerta, en comparación con placebo. La mejoría en las pruebas realizadas fue evidente incluso en la última evaluación, a las 9.15 h; este hallazgo tendría repercusiones importantes para la seguridad de los trabajadores nocturnos en quienes no hay adaptación del ritmo circadiano. En estos casos, el tratamiento sintomático con fármacos podría atenuar las consecuencias negativas de las alteraciones en el ritmo. Los resultados del presente estudio son similares a informes previos sobre el uso de este compuesto, y podrían ser más generalizables a individuos con TSTT, a diferencia de investigaciones previas en las que se debía demostrar clínicamente somnolencia patológica al inicio de las pruebas. El armodafinilo fue, además, eficaz para mejorar la creatividad de los participantes en comparación con placebo. Los autores concluyen que el uso de 150 mg de armodafinilo mejora significativamente la alerta, el rendimiento de la conducción vehicular y la creatividad en individuos con diagnóstico de TSTT.
ua40317