Conceptos Categóricos

Resúmenes amplios

HORAS DE TRABAJO Y RIESGO DE ENFERMEDAD CORONARIA Y ACCIDENTE CEREBROVASCULAR


Londres, Reino Unido
Trabajar muchas horas a la semana se asocia con el incremento significativo del riesgo de accidente cerebrovascular y, en menor medida, de enfermedad coronaria.

The Lancet 386(10005):1739-1746

Autores:
Kivimaki M, Jokela M, Virtanen M

Institución/es participante/s en la investigación:
University College London

Título original:
Long Working Hours and Risk of Coronary Heart Disease and Stroke: A Systematic Review and Meta-Analysis of Published and Unpublished Data for 603838 Individuals

Título en castellano:
Jornada Laboral Prolongada y Riesgo de Enfermedad Coronaria y Accidente Cerebrovascular: Revisión Sistemática y Metanálisis de Información Publicada y no Publicada de 603 838 Individuos.

Extensión del  Resumen-SIIC en castellano:
2.15 páginas impresas en papel A4
 

Introducción y objetivos
En estudios y metanálisis previos, la jornada laboral prolongada (JLP) se asoció con el incremento del riesgo de eventos cardiovasculares, con 40% de aumento del riesgo relativo (RR) de presentar eventos. Si estos datos se confirman, podrían tener gran impacto a nivel poblacional, ya que muchos adultos cumplen los criterios de JLP. Sin embargo, los estudios mencionados tuvieron sesgos de publicación, de causalidad inversa, la asociación de JLP con personas con mejor nivel socioeconómico cuando la incidencia de enfermedad cardiovascular es superior en niveles socioeconómicos bajos y, además, casi ningún estudio evaluó la asociación con el accidente cerebrovascular (ACV). Por ello, los autores realizaro una metanálisis en el que seleccionaron los estudios prospectivos y de cohortes y agregaron información de pacientes individuales, no publicada, para analizar el sesgo.

Pacientes y métodos
Se realizó una búsqueda sistemática en las bases PubMed y Embase, desde el inicio hasta 2014, con ítems relacionados con las horas de trabajo y la enfermedad coronaria (EC) y el ACV. Dos investigadores independientes revisaron los títulos y los resúmenes. Se seleccionaron únicamente los estudios en inglés. La información obtenida se complementó con datos provenientes de 13 cohortes europeas prospectivas agrupadas en el Individual Participant Data Meta Analysis in Working Populations Consortium, en el Inter University Consortium for Political and Social Research y en el UK Data Service. Se realizó un análisis ajustado a diferentes covariables, como el sexo, la edad, el nivel socioeconómico, el tabaquismo, el índice de masa corporal, la actividad física, la diabetes, la dislipidemia, la hipertensión y el consumo de alcohol. Para analizar la calidad de cada estudio se utilizó la herramienta de control de sesgos de Cochrane. El análisis estadístico se realizó con el método de Cox o con regresión logística de acuerdo con el tipo de estudio. Como la manera de evaluar técnicamente los resultados fue distinta entre cada una de las cohortes, se unificó el criterio de evaluar el riesgo como RR. El riesgo de EC y ACV se analizó por separado. Para poder interpretar la asociación entre la JLP y los eventos, el horario laboral se dividió en categorías: menos de 35 horas, de 35 a 40 horas, de 41 a 48 horas, de 49 a 54 horas y de 55 horas o más por semana. Para descartar la causalidad inversa se desestimaron los eventos durante los 3 primeros años de seguimiento. Se definieron grupos especificados de antemano, de edad mayor o menor de 50 años, Europa e Israel en comparación con los EE.UU., nivel económico alto, medio, o bajo y tipo de estudio, y se compararon mediante un análisis de metarregresión.

Resultados
De la búsqueda inicial de 3705 estudios, sólo 6 cumplieron los criterios de inclusión para el análisis de EC y 1 para el de ACV. Dicha información se complementó con las cohortes no publicadas, por lo que finalmente se logró el análisis de 25 estudios; el 68% fue de alta calidad. En la mayoría de los estudios, la JLP definió al grupo que trabajaba 55 horas o más y se tomó como referencia al grupo que trabajaba entre 35 y 40 horas. Con respecto a la EC, se pudieron analizar los datos de 603 838 individuos, con un seguimiento promedio de 8.5 años; en ese período se constataron 4768 eventos. Se demostró la asociación entre la JLP y el riesgo de aparición de EC (RR: 1.13; intervalo de confianza del 95% [IC 95%]: 1.02-1.26; p= 0.016). No se observó una curva clara de “dosis-respuesta”. También fueron evaluadas 528 908 personas, en un seguimiento promedio de 7.2 años, para analizar la asociación entre el ACV y la JLP; se produjeron 1722 eventos. Se demostró un incremento del 33% del RR de ACV entre los individuos que trabajaban más horas por semana (RR: 1.33; IC 95%: 1.11-1.61; p = 0.002). Al analizar el riesgo en función de la cantidad de horas semanales trabajadas se comprobó un incremento gradual del riesgo de aproximadamente un 11% a medida que avanzó la categoría de horas de trabajo. Se realizaron análisis de sensibilidad, que ajustaron los resultados a otras covariables en un análisis de metarregresión, sin hallar sesgos o factores que influyeran en la relación. Los autores destacan que el nivel socioeconómico tuvo una relación con la la EC: el riesgo fue mayor en el grupo de nivel socioeconómico más bajo.

Discusión y conclusiones
Este estudio demostró la asociación entre la JLP y la EC, con una correlación moderada, y una relación significativa entre la JLP y el ACV; el riesgo de este último se incrementó 1.3 vez en los individuos que trabajan más de 55 horas semanales. Estos hallazgos fueron independientes del sexo, la edad, la región geográfica o de otros factores de confusión. Otros metanálisis con menos de 15 000 individuos demostraron resultados similares, pero en el presente estudio se incluyeron datos provenientes de cohortes no publicadas, con más de 600 000 casos, lo que redujo los sesgos. La correlación entre el bajo nivel socioeconómico y el mayor riesgo de EC también se describió en otros estudios. La asociación entre el ACV y la JLP cumple con una plausibilidad biológica, pero no había sido evaluada previamente. En este aspecto, los autores sugieren que las horas extra de trabajo podrían funcionar como un factor de estrés que se repite diariamente y predisponer, así, al ACV; además, señalan que los individuos que trabajan más horas realizan menos actividad física y toman más alcohol, incluso sugieren que estas personas podrían ignorar los síntomas de ACV y acudir más tarde a la consulta. Como limitaciones del presente estudio se menciona la inclusión de gran cantidad de individuos provenientes de redes de trabajo, con datos no publicados, lo cual pudo contribuir a los sesgos. También, que la definición de JLP fue autoinformada y evaluada sólo una vez, pero no se conocieron los cambios en los horarios laborales durante todos los años en los que se realizaron los registros. Tampoco se recopiló información acerca del consumo diario de sal, ni se realizaron mediciones de biomarcadores. Las definiciones de EC y ACV fueron diferentes en cada cohorte y variaron desde informes de estudios por imágenes a registros completos en historias clínicas, por lo cual pudo haberse producido algún error de clasificación. En conclusión, los resultados de este metanálisis sugirieron que trabajar muchas horas a la semana se asocia con el incremento significativo del riesgo de ACV. La asociación con EC también existe, pero es más débil. Según los autores, se deben controlar con mayor intensidad los factores de riesgo cardiovascular en los individuos con JLP.
ua40317